Santa Misa del día: Lunes 4 de Septiembre de 2017

Verde De Feria o Misa votiva "Del Espíritu Santo" B MR p. 1125 (1171) / Lecc. II, p. 744 Otros santos: Moisés, profeta y legislador; Bonifacio, papa. Beato José (Giuseppe) Toniolo, economista y sociólogo laico.

NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA

1 Tes 4, 13-18; Lc 4, 16-30

La escena de la predicaci√≥n de Jes√ļs en la sinagoga de Nazaret ocupa un lugar significativo en el conjunto del Evangelio. Adem√°s de funcionar como discurso program√°tico, el Se√Īor Jes√ļs se presenta como una figura prof√©tica que viene a revelar el rostro del Dios que libera y se compadece de los pobres. No abri√≥ el libro al azar, hubo una intencionalidad: Jes√ļs conoc√≠a las escrituras y quer√≠a apropiarse del pasaje para presentarse p√ļblicamente como el que daba cumplimiento a dicha misi√≥n. Su breve homil√≠a as√≠ lo confirma: hoy se ha cumplido este pasaje. La reacci√≥n inicial de los oyentes es de entusiasmo, en seguida, de asombro y luego de rechazo. Jes√ļs no ha cumplido en Nazaret los signos que s√≠ ha realizado en otros sitios de Galilea. Esta forma de proceder tiene una intencionalidad: mostrar que Israel no tiene derechos exclusivos ante Dios. Todos los pueblos le interesan por igual.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Jn 14, 26; 15, 26

Cuando venga el Esp√≠ritu de la verdad, √Čl los guiar√° hasta la verdad plena, dice el Se√Īor.

ORACI√ďN COLECTA

Te rogamos, Se√Īor, que el Esp√≠ritu Santo, que procede de ti, ilumine nuestras mentes y las conduzca hasta la verdad plena, como lo prometi√≥ tu Hijo. √Čl, que vive y reina contigo en la unidad del Esp√≠ritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.
O bien:
Se√Īor Dios, ante quien todo coraz√≥n est√° abierto y todo prop√≥sito se descubre, a quien ning√ļn secreto se oculta, purifica, por la efusi√≥n del Esp√≠ritu Santo, los proyectos de nuestro coraz√≥n, para que merezcamos amarte con toda perfecci√≥n y alabarte dignamente. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA 

PRIMERA LECTURA

A los que murieron en Jes√ļs, Dios los llevar√° con √Čl.
De la primera carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses: 4, 13-18
Hermanos: No queremos que ignoren lo que pasa con los difuntos, para que no vivan tristes, como los que no tienen esperanza. Pues, si creemos que Jes√ļs muri√≥ y resucit√≥, de igual manera debemos creer que, a los que murieron en Jes√ļs, Dios los llevar√° con √Čl.
Lo que les decimos, como palabra del Se√Īor, es esto: que nosotros, los que quedemos vivos para cuando venga el Se√Īor, no tendremos ninguna ventaja sobre los que ya murieron.
Cuando Dios mande que suenen las trompetas, se oir√° la voz de un arc√°ngel y el Se√Īor mismo bajar√° del cielo. Entonces, los que murieron en Cristo resucitar√°n primero; despu√©s nosotros, los que quedemos vivos, seremos arrebatados, juntamente con ellos entre nubes, por el aire, para ir al encuentro del Se√Īor, y as√≠ estaremos siempre con √Čl. Consu√©lense, pues, unos a otros con estas palabras.
Palabra de Dios. T. Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 95, 1.3. 4-5. 11-12a. 12b-13

R/. Cantemos al Se√Īor con alegr√≠a.
Cantemos al Se√Īor un nuevo canto, que le cante al Se√Īor toda la tierra. Su grandeza anunciemos a los pueblos; de naci√≥n en naci√≥n sus maravillas. R/.
Cantemos al Se√Īor, porque √Čl es grande, m√°s digno de alabanza y m√°s tremendo que todos los dioses paganos, que ni existen. Porque los falsos dioses son apariencia; ha sido el Se√Īor quien hizo el cielo. R/.
Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino. Salten de gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo. R/.
Regoc√≠jese todo ante el Se√Īor, porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia y rectitud ser√°n las normas con las que rija a todas las naciones. R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 4, 18
R/. Aleluya, aleluya.

El Esp√≠ritu del Se√Īor est√° sobre m√≠; √Čl me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva. R/.

EVANGELIO

Me ha enviado para llevar a los pobres la buena nueva. ‚ÄĒNadie es profeta en su tierra.
Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 4, 16-30
En aquel tiempo, Jes√ļs fue a Nazaret, donde se hab√≠a criado. Entr√≥ en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los s√°bados, y se levant√≥ para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isa√≠as, lo desenroll√≥ y encontr√≥ el pasaje en que estaba escrito: El Esp√≠ritu del Se√Īor est√° sobre m√≠, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberaci√≥n a los cautivos y la curaci√≥n a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el a√Īo de gracia del Se√Īor.
Enroll√≥ el volumen, lo devolvi√≥ al encargado y se sent√≥. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en √Čl. Entonces comenz√≥ a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura, que ustedes acaban de o√≠r".
Todos le daban su aprobaci√≥n y admiraban la sabidur√≠a de las palabras que sal√≠an de sus labios, y se preguntaban: "¬ŅNo es √©ste el hijo de Jos√©?".
Jes√ļs les dijo: "Seguramente me dir√°n aquel refr√°n: `M√©dico, c√ļrate a ti mismo, y haz aqu√≠, en tu propia tierra, todos esos prodigios que hemos o√≠do que has hecho en Cafarna√ļm' ".
Y a√Īadi√≥: "Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Hab√≠a ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de El√≠as, cuando falt√≥ la lluvia durante tres a√Īos y medio, y hubo un hambre terrible en todo el pa√≠s; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado El√≠as, sino a una viuda que viv√≠a en Sarepta, ciudad de Sid√≥n. Hab√≠a muchos leprosos en Israel, en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naam√°n, que era de Siria".
Al o√≠r esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira, y levant√°ndose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta una barranca del monte, sobre el que estaba construida la ciudad, para despe√Īarlo. Pero √Čl, pasando por en medio de ellos, se alej√≥ de all√≠.
Palabra del Se√Īor. T. Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira, Se√Īor, con agrado, la ofrenda espiritual que traemos a tu altar, con todo el anhelo de nuestra devoci√≥n, y concede a tus siervos un esp√≠ritu recto, para que su fe te haga aceptables estos dones y su humildad los recomiende ante ti. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Jn 15, 26; 16, 14

El Esp√≠ritu que procede del Padre, me glorificar√°, dice el Se√Īor.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Se√Īor, Dios nuestro, que te has dignado alimentarnos con manjares celestiales, infunde la suavidad de tu Santo Esp√≠ritu en lo m√°s √≠ntimo de nuestros corazones, para que se nos convierta en don eterno lo que en el tiempo hemos recibido devotamente. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2017 / Misal Catolico de septiembre 2017

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:31Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:31Z