Santa Misa del día: Sabado 30 de Diciembre de 2017

Blanco Día VI dentro de la Octava de Navidad MR, p. 168 (182) / Lecc I, p. 439 Vísperas I de mañana: todo propio Tomo I: p. 280. Para los fieles: p. 86. Edición popular: 
pp. 13 y 418

Otros santos: Félix 1 papa; Sabino de Espoleto y compañeros, mártires. Beata Eugenia Ravasco, fundadora.

UNA MIRADA CLARIVIDENTE 
1 Jn 2,12-17, Lc 2,36-40

En la tradición de Israel existe un aprecio por los ancianos. Quienes saben vivir sabiamente son aquellos que han ido acumulando sensatez a lo largo de su vida y han sabido encarnarla en sus decisiones cotidianas. Ana era una profetisa porque sabía entrelazar su fe en Dios con las interrogantes y desafíos que enfrentaban sus hermanos. Aunque san Lucas nos diga que esta mujer no se apartaba jamás del templo de Jerusalén, no la podemos imaginar como una mujer desconectada de las genuinas esperanzas de Israel. Ella sabía conectar su confianza en Dios con los vaivenes históricos de su pueblo. Con ese olfato genuino que tienen los creyentes, aprendió a descifrar que el niño recién presentado en el templo, era la promesa definitiva que salvaría a Israel. Era necesario esperar todavía, pero el futuro ya había comenzado.

ANTÍFONA DE ENTRADA Sab 18, 14-15

Cuando un profundo silencio envolvía todas las cosas y la noche estaba a la mitad de su camino, tu Palabra todopoderosa, Señor, bajó desde el trono real del cielo.

Se aire Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, que, viéndonos sujetos a la antigua esclavitud bajo el yugo del pecado, nos libere el nuevo nacimiento según la carne de tu Unigénito. El, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

El que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.

De la primera carta del apóstol san Juan: 2, 12-17

Les escribo a ustedes, hijitos, porque han sido perdonados sus pecados en el nombre de Jesús. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al demonio. Les he escrito a ustedes, hijitos, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al demonio. No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 95, 7-8a. 8b-9.10

R/. Alaben al Señor, todos los pueblos.

Alaben al Señor, pueblos del orbe, reconozcan su gloria y su poder y tribútenle honores a su nombre. R/. 
Ofrézcanle en sus atrios sacrificios. Caigamos en su templo de rodillas. Tiemblen ante el Señor los atrevidos. R/.
"Reina el Señor", digamos a los pueblos. Él afianzó con su poder el orbe, gobierna a las naciones con justicia. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO
R/. Aleluya, aleluya.

Un día sagrado ha brillado para nosotros. Vengan, naciones, y adoren al Señor, porque hoy ha descendido una gran luz sobre la tierra. R/.

EVANGELIO

Ana hablaba del niño a los que aguardaban la liberación de Israel.

Del santo Evangelio según san Lucas: 2, 36-40

En aquel tiempo, había una profetisa Ana hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad. No se apartaba del templo ni de día ni de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. (Cuando José y Maria entraban en el templo para la presentación del niño), se acercó Ana, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.
Una vez que José y María cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con El. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

No se dice Credo


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta benignamente, Señor, los dones de tu pueblo, para que recibamos, por este sacramento celestial, aquello mismo que el fervor de nuestra fe nos mueve a proclamar. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-III de Navidad, pp. 488-490 (489-491),

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Jn 1, 16

De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor Dios, que nos unes a ti al permitirnos participar en tus sacramentos, realiza su poderoso efecto en nuestros corazones, y que la misma recepción de este don tuyo nos haga más dignos de seguirlo recibiendo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por Año / Misal Catolico 2017 / Misal Catolico de diciembre 2017

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:30Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:30Z