Misa del día: Sabado 26 de Noviembre de 2016

Verde De Feria o Misa de Santa María en Sábado MR p. 869 (908) / Lecc. II, p. 1059 LH, Vísperas I del domingo: la. Semana del Salterio (Empieza el uso de la Liturgia de las Horas vol. I) Tomo I: pp. 7 y 575 Para los fieles: pp. 7, 8 y 472 Edición popular: pp. 13, y 410

Otros santos: Conrado de Constanza, obispo; Leonardo de Puerto Mauricio, presbítero; Pedro de Alejandría, mártir.

ESTÉN DESPIERTOS

Ap 22, 1-7; Lc 21, 34-36

El vínculo entre la exhortación final que nos hace el Señor Jesús en el Evangelio y el cierre mismo del Apocalipsis es patente. El Evangelio alerta a no desentenderse de los asuntos decisivos, como lo es sin duda el encuentro definitivo con el Señor Jesús. No tiene caso sumergirse en las preocupaciones fugaces de este mundo, olvidando las promesas de vida que el Señor nos comparte. Por su parte, el autor del Apocalipsis exhorta a no echar en saco roto las profecías que les acaba de escribir. El vidente les confirma que en el paraíso definitivo que el Padre ha preparado para sus fieles, no habrá sombra ni llanto. El mar, como elemento temible que acarreaba tempestades y huracanes, ya no existirá. En la nueva creación todo será paz y reposo perdurables.

ORACIÓN COLECTA

Perdona, Señor, los pecados de tus siervos; y, a quienes no logramos agradarte con nuestros actos, sálvanos por la intercesión de la Madre de tu Hijo, nuestro Señor. El que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Ahí no habrá ya noche, porque el Señor los iluminará con su luz.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 22, 1-7

El ángel del Señor me mostró a mí, Juan, el río del agua que da la vida, reluciente como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En el centro de la plaza de la ciudad y en cada lado del río, crecía un árbol de la vida, que daba doce cosechas al año, una cada mes, y sus hojas sirven para dar la salud a las naciones. Ahí no habrá ya ninguna maldición.
En la ciudad estará el trono de Dios y el del Cordero, y sus servidores le darán culto, lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en la frente. Ahí no habrá ya noche ni habrá necesidad de lámparas o de sol, porque el Señor Dios los iluminará con su luz y reinarán por los siglos de los siglos.
Luego el ángel me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios, que inspiró a los profetas, ha enviado su ángel para comunicar a sus servidores lo que tiene que suceder en breve. Ya estoy a punto de llegar. Dichoso quien le hace caso al mensaje profético contenido en este libro".
Palabra de Dios. T. Te alabamos, Señor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 94, 1-2.3-5.6-7

R/. Demos gracias al Señor.

Vengan, lancemos vivas al Señor, aclamemos al Dios que nos salva. Acerquémonos a él llenos de júbilo y démosle gracias. R/.
Porque el Señor es un Dios grande, es un rey más grande que todos los dioses: en sus manos están los abismos de la tierra y son suyas las cumbres de las montañas; el mar es suyo, pues él lo hizo, y también la tierra, pues la formó con sus manos. R/.
Vengan, y puestos de rodillas, adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo, pues él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo, él nuestro pastor y nosotros, sus ovejas. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 21, 36
R/. Aleluya, aleluya.

Velen y oren, para que puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre. R/.

EVANGELIO

Velen para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder.

Del santo Evangelio según san Lucas: 21, 34-36

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Estén alerta, para que los vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra.
Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre".
Palabra del Señor. T. Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, los dones que te ofrecemos; y haz que nuestros corazones, iluminados con la luz del Espíritu Santo, siguiendo el ejemplo de la bienaventurada Virgen María, puedan buscar y cumplir siempre tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de santa María Virgen, MR pp. 526-530 (527-531).

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN

Alaben al Señor, Dios nuestro, porque en María, su sierva, ha realizado su misericordia, prometida a la casa de Israel.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Habiendo recibido, el sacramento de la salvación y de la fe, te pedimos, Señor, que, al conmemorar con devoción a la santísima Virgen María, merezcamos participar con ella del amor divino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por Año / Misal Catolico 2016 / Misal Catolico de noviembre 2016

Publicado: 2021-09-16T20:10:28Z | Modificado: 2021-09-16T20:10:28Z