Santoral del Día: Martes 7 de Julio de 2020

MARTES 7

Verde De Feria, Misa Por los laicos MR, p. 1109 (1101) / Lecc. II, p. 537

Otros santos: Panteno de Alejandría, misionero; Antonino Fantosanti, obispo y mártir; José María Gambaro, sacerdote y mártir. Beato Pedro To Rot, padre de familia, catequista y mártir.

BEATO PEDRO TO ROT, del arameo, "piedra", "roca" (1912-1945). Padre de familia, catequista y mártir. Nació en Rakunai, Papua Nueva Guinea, en el seno de una de las primeras familias católicas de su nación. Deseoso de dar a conocer al Señor y la verdadera religión, se
inscribió en el colegio de los Misioneros de los Sagrados Corazones donde recibió instrucción -entre 1930 y 1933-, para cumplir su anhelo. Al decir de sus maestros: "siendo modesto y sencillo y careciendo de toda vanidad, superó al resto de los estudiantes y pronto se convirtió en el líder indiscutible de todos ellos". Se le asignó colaborar en la doctrina con el párroco de Rakunai; organizó diversos grupos y se consolidó como líder de su comunidad, donde su acción catequética iba acompañada de su gran fe y ejemplo de vida. Contrajo nupcias en 1936 y de su enlace nacieron tres hijos. Realizó intenso apostolado en su comunidad. En 1936, los japoneses iniciaron la ocupación de la isla y se ordenó la captura de los religiosos y del personal europeo de la misión. Pedro, en su calidad de nativo, quedó excluido de la disposición y encabezó la comunidad católica manteniéndola unida. Al recrudecerse la persecución se prohibió cualquier acto de culto y, después, el cristianismo; asimismo se exhortó al pueblo a volver a la poligamia, el joven catequista prosiguió su labor en la clandestinidad. En 1945, se le apresó; después de dos meses fue liberado, en cautiverio escribió: "Estoy aquí por aquellos que han roto sus votos de indisolubilidad del matrimonio y por aquellos que no quieren que siga creciendo el Reino de Dios". Meses después nuevamente se le arrestó. En prisión recibió la visita de sus familiares y de su esposa embarazada a quienes notificó: "La policía me ha dicho que el doctor japonés me dará algunos medicamentos, pero yo supongo que es un truco, pues realmente no estoy tan mal y no sé qué se traen entre manos". Una noche, sus temores se volvieron realidad; un testigo pudo ver cuando un médico, acompañado de varios guardias, le inyectó una sustancia y le dio a beber un líquido, acto seguido le taparon nariz y oídos con algodones; Pedro empezó a convulsionar y a vomitar, pero se le cerró la boca; al poco tiempo murió envenenado y asfixiado; los asesinos negaron haber tomado parte en su fallecimiento. A sus funerales acudió una multitud que le reconocieron como mártir de la fe. San Juan Pablo II lo beatificó el año de 1994. Pedro Tot Rot, es el primer beato de su país.


Categoria: Santoral por Año / Santoral Catolico 2020 / Santoral Catolico de julio 2020

Publicado: 2021-09-18T04:00:37Z | Modificado: 2021-09-18T04:00:37Z