Santoral del Día: Domingo 2 de Agosto de 2020

DOMINGO 2

Nuestra Señora de los Ángeles

Verde Domingo XVIII del Tiempo Ordinario (MR, p. 432 (428) / Lecc, II, p. 42 LH, 2a. Semana

Otros santos: Pedro Julián Eymard, presbítero de la Compañía de María y fundador; Eusebio de Vercelli, presbítero, obispo y mártir


SAN PEDRO JULIÁN EYMARD,
del arameo, "piedra", "roca" y derivación de Julio, de la gens romana Julius (18l1-1868). Fundador. Nacido en La Mure, Francia. Ingresó en el seminario de Grenoble en 1831 y tres años más tarde recibió el Orden sacerdotal. Posteriormente, se incorporó a la Congregación de Sacerdotes Maristas y al concluir su noviciado se le nombró director espiritual del seminario de Belley y en 1845 provincial y visitador apostólico. En 1856 fundó la Congregación del Santísimo Sacramento (padres sacramentinos) y dos años después la Congregación de las Siervas del Santísimo Sacramento; a continuación, formó la Asociación de los Sacerdotes Adoradores y la Agregación Eucarística para laicos. Presentó a la Virgen María como modelo de los Adoradores, llamándola: "Nuestra Señora del Santísimo Sacramento". Incansable en su misión, organizó congresos eucarísticos, grupos parroquiales, etc. Calificó a la Santa Misa como el "punto culminante de la experiencia cristiana". Aconsejó a la feligresía: "Después de entrar (en una iglesia), permaneced un momento en reposo; el silencio es la mayor señal de respeto, y la primera disposición a la oración es el respeto". Para afianzar y expandir su obra, viajó a Roma en 1865 y regresó a su tierra natal, donde un accidente cerebro vascular le causó la muerte. San Juan XXIII (11 de octubre; 1958-63) lo canonizó en 1962. El padre Eymard en su texto La Eucaristía y la vida cristiana, anotó: "El discípulo de Cristo puede llegar a la perfección cristiana por dos vías. La primera es la ley del deber: mediante el laborioso ejercicio de las virtudes se va progresivamente al amor, que es el vínculo de la perfección. Esta vía es larga
y fatigosa; por ella pocos llegan a la perfección: después de haber ascendido durante algún tiempo por la montaña de Dios muchos se paran [...] La segunda vía es más corta y noble: es la del amor. Antes de actuar, el discípulo comienza a estimar y a amar: el amor sigue al conocimiento y, por ello, se lanza, ante todo, como el águila, hacia la cima de la montaña donde el amor tiene su morada".


Categoria: Santoral por Año / Santoral Catolico 2020 / Santoral Catolico de agosto 2020

Publicado: 2021-09-18T04:00:28Z | Modificado: 2021-09-18T04:00:28Z