Santa Misa del día: Viernes 8 de Febrero de 2019

Verde / Blanco Feria o Memoria de San Jerónimo Emiliani o Santa Josefina Bakhita, o Misa Votiva de la Divina Misericordia MR. pp. 709 (696) y 977 (969): Lecc. I. p. 575

Otros santos:¬†Beata Esperanza de Jes√ļs, fundadora.

El noble veneciano se convirti√≥ del mal camino y desde entonces consagr√≥ la vida a los indigentes, especialmente a los enfermos y a los hu√©rfanos. Junto con unos compa√Īeros que se le unieron, fund√≥ en Somasca la Sociedad de los Servidores de los Pobres. Muri√≥ de peste, atendiendo a los enfermos (1486-1537)

LAS ACTITUDES CRISTIANAS
Heb 13, 1-8; Mc 6, 14-29

La lista de recomendaciones que propone el cap√≠tulo d√©cimo tercero de la Carta a los hebreos no pierde vigencia, mucho menos en un mundo agobiado por las migraciones y el racismo. El autor invita a los lectores a vivir amor fraterno, la hospitalidad y la atenci√≥n hacia los presos y a quienes son v√≠ctimas de maltrato. Adem√°s de lo anterior anima a vivir con honradez y fidelidad en el matrimonio, condenando el libertinaje y el adulterio. En contraste con estas exigencias observamos que en el relato evang√©lico, Herodes Antipas pisotea estos valores: deshonra a su hermano Felipe y a su esposa, viviendo con su cu√Īada y ejecutando arbitrariamente a Juan Bautista. Al t√©rmino de la Carta, el autor presenta a los dirigentes cristianos de aquellas comunidades como referentes de la congruencia en la fe cristiana.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 5, 19

El que cumpla mis mandamientos y ense√Īe a cumplirlos, ser√° grande en el Reino de los cielos, dice el Se√Īor.

ORACI√ďN COLECTA

Dios, Padre de toda misericordia que en tu providencia quisiste que san Jer√≥nimo Emiliani fuera protector y padre de los hu√©rfanos, conc√©denos, por su intercesi√≥n, que conservemos con fidelidad el esp√≠ritu de adopci√≥n por el cual nos llamamos y somos hijos tuyos. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.

De la carta a los hebreos: 13,1-8

Hermanos: Conserven entre ustedes el amor fraterno y no se olviden de practicar la hospitalidad, ya que, por ella, algunos han hospedado ángeles sin saberlo. Acuérdense de los que están presos, como si ustedes mismos estuvieran también con ellos en la cárcel. Piensen en los que son maltratados, pues también ustedes tienen un cuerpo que puede sufrir. 
Que todos tengan gran respeto al matrimonio y lleven una vida conyugal irreprochable, porque a los que cometen fornicación y adulterio. Dios los habrá de juzgar. 
Que no haya entre ustedes avidez de riquezas, sino que cada quien se contente con lo que tiene. Dios ha dicho: Nunca te dejar√© ni te abandonar√©; por lo tanto, nosotros podemos decir con plena confianza: El Se√Īor cuida de m√≠, ¬Ņpor qu√© les he de tener miedo a los hombres?
Acu√©rdense de sus pastores, que les predicaron la Palabra de Dios. Consideren c√≥mo terminaron su vida e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 26, 7. 3. 5. 8b. 9abc

R/. El Se√Īor es mi luz y mi salvaci√≥n.

El Se√Īor es mi luz y mi salvaci√≥n, ¬Ņa qui√©n voy a tenerle miedo? El Se√Īor es la defensa de mi vida. ¬Ņqui√©n podr√° hacerme temblar?¬†R/.
Aunque se lance contra m√≠ un ej√©rcito, no temer√° mi coraz√≥n; aun cuando hagan la guerra contra m√≠, tendr√© plena confianza en el Se√Īor.¬†R/.
Porque el Se√Īor me procur√≥ un refugio en los tiempos aciagos; me esconder√° en lo oculto de su tienda y √©l me pondr√° a salvo.¬†R/.
El corazón me dice que te busque y buscándote estoy. No me abandones ni me dejes solo, mi Dios y salvador. R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 8. 15
R/. Aleluya, aleluya.

Dichosos los que cumplen la palabra del Se√Īor con un coraz√≥n bueno y sincero, y perseveran hasta dar fruto.¬†R/.

EVANGELIO

Es Juan, a quien yo le corté la cabeza, y que ha resucitado.

Del santo Evangelio seg√ļn san Marcos: 6, 14-29

En aquel tiempo, como la fama de Jes√ļs se hab√≠a extendido tanto, lleg√≥ a o√≠dos del rey Herodes el rumor de que Juan el Bautista hab√≠a resucitado y sus poderes actuaban en Jes√ļs. Otros dec√≠an que era El√≠as; y otros, que era un profeta, comparable a los antiguos. Pero Herodes insist√≠a: "Es Juan, a quien yo le cort√© la cabeza y que ha resucitado".
Herodes hab√≠a mandado apresar a Juan y lo hab√≠a metido y encadenado en la c√°rcel. Herodes se hab√≠a casado con Herod√≠as, esposa de su hermano Filipo, y Juan le dec√≠a: "No te est√° permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano". Por eso Herodes lo mand√≥ encarcelar. Herod√≠as sent√≠a por ello gran rencor contra Juan y quer√≠a quitarle la vida; pero no sab√≠a c√≥mo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sab√≠a que era un hombre recto y santo, y lo ten√≠a custodiado. Cuando lo o√≠a hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo. La ocasi√≥n lleg√≥ cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumplea√Īos. La hija de Herod√≠as bail√≥ durante la fiesta y su baile les gust√≥ mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: "P√≠deme lo que quieras y yo te lo dar√©". Y le jur√≥ varias veces: "Te dar√© lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino".
Ella fue a preguntarle a su madre: ¬ŅQu√© le pido?". Su madre le contest√≥: "La cabeza de Juan el Bautista". Volvi√≥ ella inmediatamente junto al rey y le dijo: "Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista".
El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo, que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.
Al enterarse de esto, los disc√≠pulos de Juan fueron a recoger el cad√°ver y lo sepultaron.¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.

ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDA

Que te sea aceptable, Se√Īor, la ofrenda de tu pueblo santo en la conmemoraci√≥n de san Jer√≥nimo Emiliani, y concede que, por la participaci√≥n en este sacramento, demos pruebas de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Jn 8. 12

El que me sigue no camina en la oscuridad, y tendr√° la luz de la vida, dice el Se√Īor.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Que esta santa comuni√≥n, Dios todopoderoso, nos fortalezca, para que, a ejemplo de san Jer√≥nimo Emiliani, podamos manifestar, tanto en nuestro coraz√≥n como con nuestras obras, el amor fraterno y el esplendor de la verdad. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ORACI√ďN COLECTA

Dios nuestro, que hiciste pasar a santa Josefina Bakhita de la esclavitud denigrante a la dignidad de hija tuya y esposa de Cristo, conc√©denos que, a ejemplo suyo, sigamos al Se√Īor Jes√ļs crucificado con incesante amor, y perseveremos en la pr√°ctica de la caridad, llenos de misericordia. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

O bien:

Misa Votiva de la Divina Misericordia MR, p. 1169 (1161)

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Jr 31, 3; 1 Jn 2, 2

Con amor eterno nos am√≥ Dios. Envi√≥ a su Hijo √ļnico como v√≠ctima de propiciaci√≥n por nuestros pecados, y no s√≥lo por los nuestros, sino tambi√©n por los del mundo eterno

ORACI√ďN COLECTA

Se√Īor Dios, cuya misericordia es incalculable e infinito el tesoro de su bondad, aumenta, benigno, la fe del pueblo a ti consagrado, para que todos comprendan con verdadera claridad con cu√°nto amor fueron creados, con qu√© sangre redimidos y con qu√© Esp√≠ritu reengendrados. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe benignamente, Se√Īor, nuestras ofrendas y convi√©rtelas en el sacramento de la redenci√≥n, memorial de la Muerte y Resurrecci√≥n de tu Hijo, para que, por la eficacia de este sacrificio, poniendo siempre nuestra confianza en Cristo, lleguemos a la vida eterna. √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Sal 102, 17

El amor del Se√Īores eterno entre aquellos que guardan su alianza.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Conc√©denos, Dios misericordioso, que, alimentados con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, bebamos confiadamente en la fuente de la misericordia y nos mostremos m√°s y m√°s misericordiosos con nuestros hermanos. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2019 / Misal Catolico de febrero 2019

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:36Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:36Z