Santa Misa del día: Viernes 7 de Febrero de 2020

Verde / Blanco Feria o Misa Votiva del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs MR, p. 1177 (1168) / Lecc. I, p. 577

Otros santos: Ricardo de Toscana, rey; Juan de Triora, mártir. Beata Clara Szczesna, cofundadora.

AUTOCR√ĀTAS ANTIGUOS
Sir 47, 2-13; Mc 6, 14-29

En tiempos de crisis de la democracia, se multiplican los gobernantes autoritarios que pasan por encima de leyes e instituciones. El Evangelio de san Marcos nos presenta a Herodes Antipas como un tipo voluntarioso que se aferraba obstinadamente al poder. Juan Bautista no se intimidaba ante sus desplantes de brutalidad, porque viv√≠a con plena libertad, pendiente de cumplir con la voluntad de Dios. El monarca no deb√≠a conducirse como simple rey aliado de Roma, sino que deb√≠a plegarse a los mandamientos dados por Dios a Israel. Ni el adulterio con Herod√≠as, ni el hostigamiento hacia Juan Bautista, ni la opresi√≥n hacia los israelitas de Galilea ten√≠an cabida ante la mirada del Se√Īor. Juan ten√≠a que denunciado con toda claridad. La congruencia del Bautista qued√≥ sellada con su martirio. Los aut√≥cratas prosperan cuando les rodea una corte de funcionarios serviles.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Sal 32, 11. 19

Los proyectos de su corazón subsisten de edad en generación en generación, para librar de la muerte la vida de sus fieles, y reanimados en tiempo de hambre.

ORACI√ďN COLECTA

Se√Īor, Dios, haz que nos revistamos con las virtudes del coraz√≥n de tu Hijo, y nos encendamos con el amor que lo inflama, para que, configurados a imagen suya, merezcamos ser part√≠cipes de la redenci√≥n eterna. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

David amaba con toda el alma a su creador y le entonaba canciones de alabanza.

Del libro del Sir√°cide (Eclesi√°stico): 47, 2-13

Como se aparta la grasa para los sacrificios, as√≠ fue escogido David entre los hijos de Israel. √Čl jugaba con leones, como si fueran cabritos y con osos, como si fueran corderos. Joven a√ļn, mat√≥ al gigante y lav√≥ la deshonra de su pueblo: hizo girar su honda y de una pedrada
derrib√≥ la soberbia de Goliat. Porque invoc√≥ al Dios alt√≠simo, √©l le dio fuerza a su brazo para aniquilar a aquel poderoso guerrero y restaurar el honor de su pueblo. Por eso celebraban con canciones su victoria sobre diez mil enemigos, y lo bendec√≠an en nombre del Se√Īor.
Ya cuando era rey, peleó con todos sus enemigos y los derrotó. Aniquiló a los filisteos y quebrantó su poder para siempre. Por todos sus éxitos daba gracias al Dios altísimo y lo glorificaba. Amaba con toda el alma a su creador y le entonaba canciones de alabanza.
Instituy√≥ salmistas para el servicio del altar, que con sus voces hicieron armoniosos los cantos. Celebr√≥ con esplendor las fiestas y organiz√≥ el ciclo de las solemnidades. El santuario resonaba desde el alba con alabanzas al nombre del Se√Īor.
El Se√Īor le perdon√≥ sus pecados y consolid√≥ su poder para siempre. Le prometi√≥ una dinast√≠a perpetua y le dio un trono glorioso en Israel. Por sus m√©ritos le sucedi√≥ un hijo sabio, que vivi√≥ en paz: Salom√≥n fue rey en tiempos tranquilos, porque Dios pacific√≥ sus fronteras; le construy√≥ un templo al Se√Īor y le dedic√≥ un santuario eterno.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 17,31. 47 Y 50.51.
R/. Bendito sea Dios, mi salvador.

Perfecto es el camino del Se√Īor y firmes sus promesas. Quien al Se√Īor se acoge, en √©l halla defensa.¬†R/.
Bendito seas, Se√Īor, que me proteges; que t√ļ, mi salvador, seas bendecido. Te alabar√©, Se√Īor, ante los pueblos y elevar√© mi voz, agradecido.¬†R/.
T√ļ concediste al rey grandes victorias y con David, tu ungido, y con su estirpe siempre has mostrado, Se√Īor, misericordia.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 8, 15
R/. Aleluya, aleluya.

Dichosos los que cumplen la palabra del Se√Īor con un coraz√≥n bueno y sincero, y perseveran hasta dar fruto.¬†R/.

EVANGELIO

Es Juan, a quien yo le corté la cabeza, y que ha resucitado.

Del santo Evangelio seg√ļn san Marcos: 6, 14-29 j

En aquel tiempo, como la fama de Jes√ļs se hab√≠a extendido tanto, lleg√≥ a o√≠dos del rey Herodes el rumor de que Juan el Bautista hab√≠a resucitado y sus poderes actuaban en Jes√ļs. Otros dec√≠an que era El√≠as; y otros, que era un profeta, comparable a los antiguos. Pero Herodes insist√≠a: "Es Juan, a quien yo le cort√© la cabeza, y que ha resucitado".
Herodes había mandado apresar a Juan y lo había metido y encadenado en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía: "No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano". Por eso Herodes lo mandó encarcelar.
Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida; pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.
La ocasi√≥n lleg√≥ cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumplea√Īos. La hija de Herod√≠as bail√≥ durante la fiesta y su baile les gust√≥ mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: "P√≠deme lo que quieras y yo te lo dar√©". Y le jur√≥ varias veces: "Te dar√© lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino".
Ella fue a preguntarle a su madre: "¬ŅQu√© le pido?". Su madre le contest√≥: "La cabeza de Juan el Bautista". Volvi√≥ ella inmediatamente junto al rey y le dijo: "Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista".
El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento ya los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.
Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.
Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, Padre de misericordia, que por el inmenso amor con que nos has amado, nos diste con inefable bondad a tu Unig√©nito, conc√©denos que, unidos √ćntimamente a √©l, te ofrezcamos una digna oblaci√≥n. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Jn 7, 37-38

Dice el Se√Īor: Si alguno tiene sed, que venga a m√≠ y beba, aquel que cree en m√≠. Como dice la escritura: De sus entra√Īas brotar√°n r√≠os de agua viva.

O bien: Jn 19, 34

Uno de los soldados le traspasó el costado con su lanza, e inmediatamente salió sangre y agua.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Habiendo participado de tu sacramento de amor, imploramos, Se√Īor, tu clemencia, para que, configurados con Cristo en la tierra, merezcamos compartir su gloria en el cielo. El, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de febrero 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:58Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:58Z