Santa Misa del día: Domingo 29 de Septiembre de 2019

Santos Arc√°ngeles Miguel, Gabriel y Rafael

Verde Domingo XXVI del Tiempo Ordinario [Se omite la Fiesta de los Santos Arc√°ngeles Miguel, Gabriel y Rafael] MR p. 440 (436) / Lecc. II, p. 277

Otros santos: Liudvino de Tréveris, obispo. Beato Nicolás de Forca, presbítero.

AUNQUE UN MUERTO RESUCITE 
Am 6, 1. 4-7; 1 Tim 6,11-16; Lc 16, 19-31

El rico que nos presenta san Lucas vive fastuosamente. Los israelitas ricos de Samaria se regalan una serie de lujos inalcanzables para la mayoría de sus vecinos. Lo que vuelve más insoportable esa situación es la indiferencia ante la desastrosa situación en que viven sus prójimos. El profeta Amós muestra que los que nadan en la opulencia no quieren compadecerse del desastre de José. La mayoría del pueblo no tenía acceso a la comida y al vestido, mientras que los gobernantes disponían de camas de marfil importado y banqueteaban a diario. En idéntica situación se encontraba el pobre Lázaro Entre el rico y el pobre del Evangelio parecía no haber mucha distancia geográfica, en cambio había una enorme distancia afectiva. Esa misma distancia es la que nos documenta al final la parábola cuando dice que entre Lázaro y el rico existe un abismo inmenso.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Dn 3, 31. 29. 30. 43. 42

Todo lo que hiciste con nosotros, Se√Īor, es verdaderamente justo, porque hemos pecado contra ti y hemos desobedecido tus mandatos; pero haz honor a tu nombre y tr√°tanos conforme a tu inmensa misericordia.

ORACI√ďN COLECTA

Se√Īor Dios, que manifiestas tu poder de una manera admirable sobre todo cuando perdonas y ejerces tu misericordia, multiplica tu gracia sobre nosotros, para que, apresur√°ndonos hacia lo que nos prometes, nos hagas part√≠cipes de los bienes celestiales. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Ustedes, los que lleven una vida disoluta, ir√°n al destierro.

Del libro del profeta Amós: 6, 1. 4-7

Esto dice el Se√Īor todopoderoso: "¬°Ay de ustedes, los que se sienten seguros en Si√≥n y los que ponen su confianza en el monte sagrado de Samaria! Se reclinan sobre divanes adornados con marfil, se recuestan sobre almohadones para comer los corderos del reba√Īo y las terneras en engorda. Canturrean al son del arpa, creyendo cantar como David. Se atiborran de vino, se ponen los perfumes m√°s costosos, pero no se preocupan por las desgracias de sus hermanos. Por eso ir√°n al destierro a la cabeza de los cautivos y se acabar√° la org√≠a de los disolutos".¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 145, 6c-7. 8-9a. 9bc-10
R/. Alabemos al Se√Īor, que viene a salvarnos.

El Se√Īor es siempre fiel a su palabra, yes quien hace justicia al oprimido; √©l proporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo.¬†R/.
Abre el Se√Īor los ojos de los ciegos y alivia al agobiado. Ama el Se√Īor al hombre justo y toma al forastero a su cuidado.¬†R/.
A la viuda y al hu√©rfano sustenta y trastorna los planes del inicuo. Reina el Se√Īor eternamente, reina tu Dios, oh Si√≥n, reina por siglos.¬†R/.

SEGUNDA LECTURA

Cumple todo lo mandado, hasta la venida de nuestro Se√Īor Jesucristo.

De la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo: 6, 11-16

Hermano: T√ļ, como hombre de Dios, lleva una vida de rectitud, piedad, fe, amor, paciencia y mansedumbre. Lucha en el noble combate de la fe, conquista la vida eterna a la que has sido llamado y de la que hiciste tan admirable profesi√≥n ante numerosos testigos.
Ahora, en presencia de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jes√ļs, que dio tan admirable testimonio ante Poncio Pilato, te ordeno que cumplas fiel e irreprochablemente todo lo mandado, hasta la venida de nuestro Se√Īor Jesucristo, la cual dar√° a conocer a su debido tiempo Dios, el bienaventurado y √ļnico soberano, Rey de los reyes y Se√Īor de los se√Īores, el √ļnico que posee la inmortalidad, el que habita en una luz inaccesible y a quien ning√ļn hombre ha visto ni puede ver. A √©l todo honor y poder para siempre.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO 2 Cor 8, 9
R/. Aleluya, aleluya.

Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre, para enriquecernos con su pobreza. R/.

EVANGELIO

Recibiste bienes en tu vida y L√°zaro, males; ahora √©l goza de consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 16,19-31

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a los fariseos: "Hab√≠a un hombre rico, que se vest√≠a de p√ļrpura y telas finas y banqueteaba espl√©ndidamente cada d√≠a. Y un mendigo, llamado L√°zaro, yac√≠a a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que ca√≠an de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.
Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.
Entonces grit√≥: 'Padre Abraham, ten piedad de m√≠. Manda a L√°zaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas'. Pero Abraham le contest√≥: 'Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y L√°zaro, en cambio, males. Por eso √©l goza ahora de consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos. Adem√°s, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia all√° ni hacia ac√°'.
El rico insisti√≥: `Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a L√°zaro a mi casa, pues me quedan all√° cinco hermanos, para que les advierta y no acaben tambi√©n ellos en este lugar de tormentos'. Abraham le dijo: 'Tienen a Mois√©s y a los profetas; que los escuchen'. Pero el rico replic√≥: 'No, padre Abraham. Si un muerto va a dec√≠rselo, entonces s√≠ se arrepentir√°n'. Abraham repuso: `Si no escuchan a Mois√©s y a los profetas, no har√°n caso, ni aunque resucite un muerto' ".¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti Se√Īor Jes√ļs.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos, hermanos, por todos los hombres y por todas sus necesidades, para que a nadie falte nunca la ayuda de nuestra caridad y digamos: Te rogamos, Se√Īor. (R/. Te rogamos, Se√Īor)
Para que el Se√Īor vivifique su Iglesia y le conceda santos y numerosos ministros que iluminen y santifiquen a los fieles, roguemos al Se√Īor.
Para que Dios conceda a los gobernantes el deseo de ser justos e infunda en los responsables de los pueblos el sentido de la unidad de la familia humana, roguemos al Se√Īor.
Para que los que buscan a Dios sinceramente encuentren la verdad que desean y, habi√©ndola encontrado, descansen contempl√°ndola, roguemos al Se√Īor.
Para que el Se√Īor perdone nuestras culpas, no permita que recaigamos en el pecado y nos libre de una muerte imprevista, roguemos al Se√Īor.
Dios nuestro, que llamas por su propio nombre al pobre y desconoces el de quien vive en medio de riquezas, escucha nuestras oraciones, haz justicia a los oprimidos y conc√©denos que, al escuchar tu palabra, creamos que Cristo ha regresado verdaderamente de entre los muertos y nos recibir√°, al t√©rmino de nuestros d√≠as, en el seno de nuestro padre Abraham. √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Conc√©denos, Dios misericordioso, que nuestra ofrenda te sea aceptable y que por ella quede abierta para nosotros la fuente de toda bendici√≥n. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. Sal 118, 49-50

Recuerda, Se√Īor, la promesa que le hiciste a tu siervo, ella me infunde esperanza y consuelo en mi dolor.

O bien.

1 Jn 3, 16

En esto hemos conocido lo que es el amor de Dios: en que dio su vida por nosotros. Por eso también nosotros debemos dar la vida por los hermanos.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Que este misterio celestial renueve, Se√Īor, nuestro cuerpo y nuestro esp√≠ritu, para que seamos coherederos en la gloria de aquel cuya muerte, al anunciarla, la hemos compartido. El, que vive y reina por los siglos de los siglos.

UNA REFLEXI√ďN PARA NUESTRO TIEMPO.-¬†Cuando se diluyen los v√≠nculos entre las personas aparece la insensibilidad. Los israelitas del tiempo de Am√≥s viv√≠an en una sociedad tan polarizada como la nuestra. Quienes dispon√≠an de mucha riqueza ve√≠an como extra√Īos a los que carec√≠an de esa. En palabras de los estudiosos de nuestra sociedad, somos un pa√≠s dual, donde coexisten dos mundos que no se tocan. De un lado un estrecho sector que maneja una enorme cantidad de riquezas, del otro, una enorme cantidad de ciudadanos, que parecen no serlo, porque est√°n desprovistos de oportunidades. El relato evang√©lico se√Īala la importancia de realizar cambios sociales en el momento oportuno. Una sociedad con inclusi√≥n y menos polarizaci√≥n es m√°s habitable que una sociedad de tantos contrastes. Desde la √≥ptica de la fe, los cristianos que disponemos de mejores oportunidades, tenemos la responsabilidad de traducir nuestra conciencia de fraternidad, apoyando iniciativas que promuevan la mejor√≠a en las condiciones de vida de los menos favorecidos.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2019 / Misal Catolico de septiembre 2019

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:36Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:36Z