Santa Misa del día: Miercoles 24 de Mayo de 2017

Blanco Feria de Pascua MR p. 380 (385) / Lecc. I, p. 933

Otros santos: Donaciano Rogaciano de Nantes, m√°rtires. Beato Luis Ceferino Moreau, fundador.

ACTUALIZANDO EL MENSAJE

Hech 17, 15-16. 22-18, 1; Jn 16, 12-15

Tal como explica el Se√Īor Jes√ļs a sus disc√≠pulos, ellos no tienen la capacidad de asimilar todas las exigencias de su Evangelio. No es que Jes√ļs mantenga deliberadamente en secreto alguna parte de su mensaje. Todo lo ha comunicado con apertura y transparencia. En lo sucesivo los disc√≠pulos ir√°n aprendiendo a desentra√Īar las consecuencias de haber seguido a Jes√ļs. Sucede algo parecido con el compromiso de la paternidad: el nacimiento de los hijos se acoge con alegr√≠a en un momento preciso, pero a lo largo de toda la vida, se va comprendiendo el alcance de tal compromiso. Es necesario educar, sostener, amonestar, hacerse responsable de una y mil maneras del crecimiento y maduraci√≥n de los hijos. Ser cristiano, implicar√° para el ap√≥stol san Pablo acercarse a un grupo de mujeres piadosas en Filipos, habl√°ndoles en tono familiar y a la vez, formular con formalidad y rigor el mensaje cristiano a o√≠dos de los pensadores y fil√≥sofos en Atenas.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 17, 50; 21, 23

Te alabar√©, Se√Īor, ante las naciones y anunciar√© tu nombre a mis hermanos. Aleluya.

ORACI√ďN COLECTA

Conc√©denos, Se√Īor, que as√≠ como celebramos solemnemente el misterio de la resurrecci√≥n de tu Hijo, merezcamos tambi√©n gozar con todos los santos cuando vuelva en su gloria. El que vive y reina contigo en la unidad del Esp√≠ritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Les anuncio a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 17, 15-16. 22-18, 1

En aquellos días, los cristianos que ayudaron a Pablo a escapar de Berea, lo llevaron hasta la ciudad de Atenas. Pablo los envió de regreso con la orden de que Silas y Timoteo fueran a reunirse con él cuanto antes.
Un día, mientras los esperaba en Atenas, Pablo sentía que la indignación se apoderaba de él, al contemplar la ciudad llena de ídolos. Entonces se presentó en el Areópago y dijo: 'Atenienses: Por lo que veo, ustedes son en extremo religiosos. Al recorrer la ciudad y contemplar sus monumentos, encontré un altar con esta inscripción: 'Al Dios desconocido'. Pues bien, yo vengo a anunciarles a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo.
El Dios que hizo el mundo y todo cuanto hay en √Čl, siendo el Se√Īor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por hombres, ni es servido por mano de hombres, como si necesitara de algo o de alguien; porque √Čl es quien da a todos la vida, el aliento y cuanto tienen.
De un solo hombre sac√≥ todo el g√©nero humano para que habitara toda la tierra, determin√≥ las √©pocas de su historia y estableci√≥ los l√≠mites de sus territorios. Dios quer√≠a que lo buscaran a √Čl y que lo encontraran, aunque fuera a tientas, pues en realidad no est√° lejos de nosotros, ya que en √Čl vivimos, nos movemos y somos. Como lo ha dicho alguno de los poetas de ustedes: 'Somos de su mismo linaje'.
Por lo tanto, si somos linaje de Dios, no debemos pensar que Dios es como una imagen de oro, plata o m√°rmol, labrada art√≠sticamente por los hombres seg√ļn su imaginaci√≥n. Dios no tom√≥ en cuenta la ignorancia de la gente en tiempos pasados, pues ahora quiere que todos los hombres se conviertan, porque tiene determinado un d√≠a en el cual ha de juzgar al universo con justicia, por medio de un hombre designado por √Čl, y ha dado a todos la prueba de esto, resucit√°ndolo de entre los muertos'.
Al o√≠r hablar de la resurrecci√≥n de los muertos, algunos se burlaron y otros dijeron: 'De esto te oiremos hablar en otra ocasi√≥n'. Entonces Pablo se retir√≥. Sin embargo, algunos se adhirieron a √©l y creyeron. Entre ellos se contaban Dionisio, el areopagita; una mujer, que se llamaba D√°maris, y algunos m√°s. Despu√©s de esto, Pablo sali√≥ de Atenas y se fue a Corinto. Palabra de Dios. Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 148, 1-2. 11-12. 13.14

R/. La gloria del Se√Īor sobrepasa cielo y tierra. Aleluya.

Alaben al Se√Īor en las alturas, al√°benlo en el cielo; que alaben al Se√Īor todos sus √°ngeles, celestiales ej√©rcitos. R/.
Reyes y pueblos todos de la tierra, gobernantes y jueces de este mundo; hombres, mujeres, j√≥venes y ancianos, alaben al Se√Īor y d√©nle culto. R/.
El nombre del Se√Īor alaben todos, pues su nombre es excelso, su gloria sobrepasa cielo y tierra y ha hecho fuerte a su pueblo. R/.
Que alaben al Se√Īor todos sus fieles, los hijos de Israel, el pueblo que ha gozado siempre de familiaridad con √Čl. R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 16
R/. Aleluya, aleluya.

Yo le pedir√© al Padre y √Čl les dar√° otro Consolador, que se quedar√° para siempre con ustedes, dice el Se√Īor. R/.

EVANGELIO

El Espíritu de verdad los irá guiando hasta la verdad plena.

Del santo Evangelio seg√ļn san Juan: 16, 12-15

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos: 'A√ļn tengo muchas cosas que decirles, pero todav√≠a no las pueden comprender. Pero cuando venga el Esp√≠ritu de la verdad, √Čl los ir√° guiando hasta la verdad plena, porque no hablar√° por su cuenta, sino que dir√° lo que haya o√≠do y les anunciar√° las cosas que van a suceder. √Čl me glorificar√°, porque primero recibir√° de m√≠ lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es m√≠o. Por eso he dicho que tomar√° de lo m√≠o y se lo comunicar√° a ustedes'.
Palabra del Se√Īor. Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios, nuestro, que por el santo valor de este sacrificio nos hiciste participar de tu misma y gloriosa vida divina, conc√©denos que, as√≠ como hemos conocido tu verdad, de igual manera vivamos de acuerdo con ella. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio I-V de Pascua.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. 15, 16.19

Yo los eleg√≠ del mundo, dice el Se√Īor, y los destin√© para que vayan y den fruto, y su fruto permanezca. Aleluya.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Se√Īor, mu√©strate benigno con tu pueblo, y ya que te dignaste alimentarlo con los misterios celestiales, hazlo pasar de su antigua condici√≥n de pecado a una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.
Puede utilizarse la fórmula de bendición sobre el pueblo no. 7, p. 607 (615).

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2017 / Misal Catolico de mayo 2017

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:28Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:28Z