Misa del día: Domingo 22 de Mayo de 2016

DOMINGO 22

La Santísima Trinidad

Blanco Solemnidad, [Se omite la memoria de Santa Rita de Casia] MR p. 447 (445) / Lecc. II, p. 304

Otros santos: Juan de Parma, abad; Joaquina de Vedruna, fundadora.

EL INT√ČRPRETE DE JES√öS

Pr 8,22-31, Rm 5,1-5; Jn 16,12-15

El elogio de la sensatez est√° redactado en tono autobiogr√°fico y en clave testimonial. La sabidur√≠a alega haber sido establecida y formada por Dios mismo antes de que creara el mundo. M√°s a√ļn, ninguna de las grandes obras de la creaci√≥n fue concluida ‚ÄĒ desde el oc√©ano hasta la b√≥veda celeste, la tierra y el mar‚ÄĒ sin la asistencia solidaria de la Sabidur√≠a. En tanto auxiliar cercano del Creador y mediadora cercana de su revelaci√≥n, puede aleccionarnos en el descubrimiento de la voluntad del Padre. La revelaci√≥n evang√©lica nos despejar√° la inc√≥gnita sobre la identidad de la sabidur√≠a creadora y el esp√≠ritu revelador, cuando Jes√ļs nos presente al Esp√≠ritu de la verdad, que ir√° completando y descifrando todas las implicaciones y consecuencias del Evangelio del Se√Īor Jes√ļs.

ANT√ćFONA DE ENTRADA

Bendito sea Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque ha tenido misericordia con nosotros.

Se dice Gloria.

ORACI√ďN COLECTA

Dios Padre, que al enviar al mundo la Palabra de verdad y el Esp√≠ritu santificador, revelaste a todos los hombres tu misterio admirable, conc√©denos que, profesando la fe verdadera, reconozcamos la gloria de la eterna Trinidad y adoremos la Unidad de su majestad omnipotente. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Antes de que existiera la tierra, la sabiduría ya había sido engendrada.

Del libro de los Proverbios: 8, 22-31

Esto dice la sabidur√≠a de Dios: "El Se√Īor me pose√≠a desde el principio, antes que sus obras m√°s antiguas.

Quedé establecida desde la eternidad, desde el principio, antes de que la tierra existiera. Antes de que existieran los abismos y antes de que brotaran los manantiales de las aguas, fui concebida.
Antes de que las monta√Īas y las colinas quedaran asentadas, nac√≠ yo. Cuando a√ļn no hab√≠a hecho el Se√Īor la tierra ni los campos ni el primer polvo del universo, cuando √©l afianzaba los cielos, ah√≠ estaba yo. Cuando ce√Ī√≠a con el horizonte la faz del abismo, cuando colgaba las nubes en lo alto, cuando hac√≠a brotar las fuentes del oc√©ano, cuando fij√≥ al mar sus l√≠mites y mand√≥ a las aguas que no los traspasaran, cuando establec√≠a los cimientos de la tierra, yo estaba junto a √©l como arquitecto de sus obras, yo era su encanto cotidiano; todo el tiempo me recreaba en su presencia, jugando con el orbe de la tierra y mis delicias eran estar con los hijos de los hombres".Palabra de Dios.Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 8, 4-5.6-7.8-9

R/. ¬°Qu√© admirable, Se√Īor, es tu poder!

Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas, que has creado, me pregunto: ¬ŅQu√© es el hombre para que de √©l te acuerdes, ese pobre ser humano, para que de √©l te preocupes? R/.
Sin embargo, lo hiciste un poquito inferior a los √°ngeles, lo coronaste de gloria y dignidad; le diste el mando sobre las obras de tus manos y todo lo sometiste bajo sus pies. R/.
Pusiste a su servicio los reba√Īos y las manadas, todos los animales salvajes, las aves del cielo y los peces del mar, que recorren los caminos de las aguas. R/.

SEGUNDA LECTURA

Vayamos a Dios por Cristo mediante el amor que nos ha infundido el Espíritu Santo.

De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 5, 1-5

Hermanos: Ya que hemos sido justificados por la fe, manteng√°monos en paz con Dios, por mediaci√≥n de nuestro Se√Īor Jesucristo. Por √©l hemos obtenido, con la fe, la entrada al mundo de la gracia, en el cual nos encontramos; por √©l, podemos gloriamos de tener la esperanza de participar en la gloria de Dios.
M√°s a√ļn, nos gloriamos hasta de los sufrimientos, pues sabemos que el sufrimiento engendra la paciencia, la paciencia engendra la virtud s√≥lida, la virtud s√≥lida engendra la esperanza, y la esperanza no defrauda, porque Dios ha infundido su amor en nuestros corazones por medio del Esp√≠ritu Santo, que √©l mismo nos ha dado.
Palabra de Dios.Te alabamos, Se√Īor.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Ap 1, 8
R/. Aleluya, aleluya.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Al Dios que es, que era y que vendrá. R/.

EVANGELIO

Todo lo que tiene el Padre es mío. - El Espíritu recibirá de mí lo que les vaya comunicando a ustedes.

Del santo Evangelio seg√ļn san Juan: 16, 12-15

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos: "A√ļn tengo muchas cosas que decirles, pero todav√≠a no las pueden comprender. Pero cuando venga el Esp√≠ritu de la verdad, √©l los ir√° guiando hasta la verdad plena, porque no hablar√° por su cuenta, sino que dir√° lo que haya o√≠do y les anunciar√° las cosas que van a suceder.
√Čl me glorificar√°, porque primero recibir√° de m√≠ lo que les vaya comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es m√≠o. Por eso he dicho que tomar√° de lo m√≠o y se lo comunicar√° a ustedes".Palabra del Se√Īor.Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.

Se dice Credo.

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos, hermanos, a Dios, Padre entra√Īable, que por Jesucristo nos ha revelado su amor y que escucha complacido los gemidos inefables con que el Esp√≠ritu intercede por nosotros respondiendo: Sant√≠sima Trinidad, esc√ļchanos. (R/. Sant√≠sima Trinidad, esc√ļchanos.)
Para que Dios Padre, Creador todopoderoso del Universo, lleve el mundo a su plenitud y haga nacer aquel cielo nuevo y aquella tierra nueva que nos ha prometido, en la que la humanidad entera encontrar√° la felicidad y podr√° contemplar su rostro glorioso, roguemos al Se√Īor.
Para que el Hijo Unig√©nito de Dios, que se hizo hombre para desposarse con la Iglesia, infunda en ella un amor semejante al suyo, como corresponde a su condici√≥n de esposa amada, roguemos al Se√Īor.
Para que el Esp√≠ritu del Se√Īor, que enriquece al mundo con sus dones, sea padre para los pobres, consuelo para los tristes, salud para los enfermos y fuerza para los deca√≠dos, roguemos al Se√Īor.
Para que los que conocemos el misterio de la vida √≠ntima de Dios, uno en tres Personas, tengamos celo para anunciarlo a quienes lo desconocen, a fin de que tambi√©n ellos encuentren gozo y descanso en Dios, que se nos ha revelado como Padre, Hijo y Esp√≠ritu Santo, roguemos al Se√Īor.
Que te glorifique, Dios nuestro, tu iglesia, al contemplar el misterio de tu sabidur√≠a con la que has creado y configurado el mundo; t√ļ que, por medio de Jesucristo, nos has justificado y en tu Esp√≠ritu Santo nos has santificado, escucha la oraci√≥n de tu pueblo y haz que alcancemos el conocimiento de la verdad plena y te adoremos a ti, que eres amor, verdad y vida. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Por la invocaci√≥n de tu nombre, santifica, Se√Īor, estos dones que te presentamos y transf√≥rmanos por ellos en una continua oblaci√≥n a ti. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

PREFACIO

El misterio de la Santísima Trinidad.

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvaci√≥n darte gracias siempre y en todo lugar, Se√Īor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Que con tu Hijo √ļnico y el Esp√≠ritu Santo, eres un solo Dios, un solo Se√Īor, no en la singularidad de una sola persona, sino en la trinidad de una sola sustancia. Y lo que creemos de tu gloria, porque t√ļ lo revelaste, eso mismo lo afirmamos de tu Hijo y tambi√©n del Esp√≠ritu Santo, sin diferencia ni distinci√≥n. De modo que al proclamar nuestra fe en la verdadera y eterna divinidad, adoramos a tres personas distintas, en la unidad de un solo ser e iguales en su majestad. A quien alaban los √°ngeles y los arc√°ngeles, y todos los coros celestiales, que no cesan de aclamarte con una sola voz: Santo, Santo, Santo...

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Ga 4, 6

Porque ustedes son hijos de Dios, Dios infundió en sus corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: Abbá, Padre.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Que la recepci√≥n de este sacramento y nuestra profesi√≥n de fe en la Trinidad santa y eterna, y en su Unidad indivisible, nos aprovechen, Se√Īor, Dios nuestro, para la salvaci√≥n de cuerpo y alma. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

UNA REFLEXI√ďN PARA NUESTRO TIEMPO.-La sociedad contempor√°nea ha quedado marcada por cierta visi√≥n relativista que pone bajo cuesti√≥n toda certeza y toda convicci√≥n. Pareciera que todo lo que era s√≥lido se ha vuelto l√≠quido y que todo la que parec√≠a pleno se hubiera tornado vac√≠o. Para no sucumbir en esta hora confusa y no perdernos en el laberinto de propuestas y contrapropuestas, para no secundar las tendencias de la opini√≥n dominante y terminar desfigurando la identidad del Evangelio, necesitamos estar atentos al soplo fecundo del Esp√≠ritu. La iglesia vive su camino de fidelidad a Jes√ļs a trav√©s de encuentros sinodales donde se quiere responder al desaf√≠o de la palabra revelada y al desaf√≠o de la palabra acontecida. Quien sepa releer el mensaje de Jes√ļs en sinton√≠a con los llamados que el Esp√≠ritu susurra en la historia, sabr√° vivir como disc√≠pulo del Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2016 / Misal Catolico de mayo 2016

Publicado: 2021-09-16T20:10:28Z | Modificado: 2021-09-16T20:10:28Z