Santa Misa del día: Jueves 21 de Marzo de 2019

Morado Jueves II de Cuaresma o Memoria parcial del Beato Miguel Gómez Loza, mártir mexicano* MR, p. 206 (225) / Lecc. I, p. 728

Otros santos: Serapión de Thmius "el Escolástico", obispo; Nicolás de Flueli, anacoreta. Beato Marcos (Mark) Gjani sacerdote y mártir albanés.

EL CORAZ√ďN ENGA√ĎADO
Jer 17, 5-10; Lc 16, 19-31

El profeta Jeremías ofrece una argumentación contrastante entre las plantas desérticas y los helechos plantados junto al río. Mientras que el cardo apenas sobrevive, las plantas que crecen junto al agua crecen y fructifican con abundancia y rapidez. Para el profeta, el cardo simboliza al hombre que confía ingenuamente en sus riquezas; mientras que la planta regada representa al hombre sensato que confía en Dios. El corazón humano se aficiona a la seguridad aparente que otorgan las riquezas, por eso el profeta afirma que no hay nada más "falso y obstinado que el corazón humano". El relato de Lázaro y el rico banquetero que nos presenta San Lucas ilustran la insensibilidad y la cerrazón del rico que desoye la necesidad del pobre y pretende tardíamente dar órdenes a Abrahán para rescatar a sus hermanos de la ruina total. Para cada tarea hay una oportunidad.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Sal 138, 23-24

Exam√≠name, Dios m√≠o y conoce mi coraz√≥n; mira si voy por mal camino y cond√ļceme por la senda de la salvaci√≥n.

ORACI√ďN COLECTA

Dios, nuestro, que amas la inocencia y la devuelves a quienes la han perdido, dirige hacia ti los corazones de tus siervos, para que, inflamados con el fuego de tu Esp√≠ritu, permanezcan firmes en la fe y sean diligentes para hacer el bien. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Maldito el que conf√≠a en el hombre; bendito el que conf√≠a en el Se√Īor

Del libro del profeta Jeremías: 17, 5-10

Esto dice el Se√Īor: "Maldito el hombre que conf√≠a en el hombre, que en √©l pone su fuerza y aparta del Se√Īor su coraz√≥n. Ser√° como un cardo en la estepa, que nunca disfrutar√° de la lluvia. Vivir√° en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhabitable.
Bendito el hombre que conf√≠a en el Se√Īor y en √©l pone su esperanza. Ser√° como un √°rbol plantado junto al agua, que hunde en la corriente sus ra√≠ces; cuando llegue el calor, no lo sentir√° y sus hojas se conservar√°n siempre verdes; en a√Īo de sequ√≠a no se marchitar√° ni dejar√° de dar frutos.
El coraz√≥n del hombre es la cosa m√°s traicionera y dif√≠cil de curar. ¬ŅQui√©n lo podr√° entender? Yo, el Se√Īor, sondeo la mente y penetro el coraz√≥n, para dar a cada uno seg√ļn sus acciones, seg√ļn el fruto de sus obras".¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 1, 1-2. 3. 4 y 6

R/. Dichoso el hombre que conf√≠a en el Se√Īor.

Dichoso aquel que no se guía por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R/.
Es como un árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendrá éxito. R/.
En cambio los malvados ser√°n como la paja barrida por el viento. Porque el Se√Īor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 8, 15
R/. Honor y gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.

Dichosos los que cumplen la palabra del Se√Īor con un coraz√≥n bueno y sincero, y perseveran hasta dar fruto.¬†R/.

EVANGELIO

Recibiste bienes en tu vida y L√°zaro, males; ahora √©l goza del consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 16, 19-31

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a los fariseos: "Hab√≠a un hombre rico, que se vest√≠a de p√ļrpura y telas finas y banqueteaba espl√©ndidamente cada d√≠a. Y un mendigo, llamado L√°zaro, yac√≠a a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que ca√≠an de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.
Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.
Entonces grit√≥: 'Padre Abraham, ten piedad de m√≠. Manda a L√°zaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas'. Pero Abraham le contest√≥: 'Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y L√°zaro, en cambio, males. Por eso √©l goza ahora de consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos. Adem√°s, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia all√° ni hacia ac√°'.
El rico insistió: 'Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a mi casa, pues me quedan allá cinco hermanos, para que les advierta y no acaben también ellos en este lugar de tormentos'. Abraham le dijo: 'Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen'. Pero el rico replicó: 'No, padre Abraham. Si un muerto va a decírselo, entonces sí se arrepentirán'. Abraham repuso: 'Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso, ni aunque resucite un muerto' ".
Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Por el presente sacrificio, santifica, Se√Īor, nuestro esfuerzo, para que mediante el testimonio externo de nuestras pr√°cticas cuaresmales, obtengamos interiormente su fruto. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio I- V de Cuaresma, MR, pp. 497-501 (493-497).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. Sal 118,1

Dichosos los que, con vida intachable, caminan haciendo la voluntad del Se√Īor.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Que este sacramento, Se√Īor Dios, contin√ļe actuando en nosotros, y su acci√≥n sea cada vez m√°s vigorosa. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ORACI√ďN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Ayuda, Se√Īor, a tus siervos, que imploran el auxilio de tu gracia, para que obtengan el amparo de tu protecci√≥n y de tu gu√≠a Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

O bien:

Memoria parcial del Beato Miguel Gómez Loza, mártir mexicano MR, 932 (924)

Naci√≥ en Tepatitl√°n, Jalisco, el 11 de agosto de 1888. Hijo de campesinos, desde su ni√Īez hasta su juventud cuid√≥ de su madre, viuda, en la modesta aldea de Paredones; sin embargo, nunca abandon√≥ el deseo de superarse en ciencia y en virtud. Desde su juventud fue promotor incansable de la doctrina social de la Iglesia. Junto con su entra√Īable amigo Anacleto Gonz√°lez, en las filas de la Asociaci√≥n cat√≥lica de la juventud mexicana, de Guadalajara, encontr√≥ escuela y c√°tedra para su formaci√≥n religiosa y moral, y para sus ansias apost√≥licas
Sorteando mil dificultades, ingresó a la Escuela libre de Derecho, perseverando en sus estudios hasta concluir la carrera de derecho. Hombre intrépido, de convicciones, nada le arredraba en sus propósitos cuando estos eran justos, lícitos y debidos. Por defender los derechos de los necesitados, 59 veces fue encarcelado, y muchas veces golpeado. En 1922 contrajo matrimonio con María Guadalupe Sánchez Barragán. De su matrimonio le nacieron tres hijas.
En 1927, durante la persecuci√≥n religiosa contra la Iglesia, Miguel se uni√≥ a la Liga defensora de la libertad religiosa, empleando todos los medios pac√≠ficos permitidos para resistir los ataques del Estado a la libertad de credo. Para defender la libertad y la justicia, acept√≥ el nombramiento de gobernador de Jalisco, conferido por los cat√≥licos de la resistencia. Perseguido por las fuerzas federales, fue acribillado por el ej√©rcito federal, cerca de Atotonilco el Alto, Jalisco, el 21 de marzo del a√Īo 1928. Fue beatificado por S.S. Benedicto XVI el 20 de noviembre de 2005. (vatican. va)

ORACI√ďN COLECTA

Dios omnipotente y misericordioso, que concediste al beato Miguel G√≥mez Loza luchar por la justicia hasta la muerte, haz que, por su intercesi√≥n, soportemos por tu amor todas las adversidades y corramos esforzadamente hacia ti, pues s√≥lo t√ļ eres la vida. Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2019 / Misal Catolico de marzo 2019

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:39Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:39Z