Santa Misa del día: Miercoles 18 de Noviembre de 2020

La Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo, Apóstoles

Verde / Blanco De Feria, Misa votiva de San José o Memoria MR, p. 1205 (1197) / Lecc. II, p. 1019

Otros santos:¬†Filippina Rosa Duchesne, religiosa de las Damas del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs. Beatas Mar√≠a del Refugio Hinojosa Naveros y 5 compa√Īeras religiosas de la Orden de la Visitaci√≥n y m√°rtires.

UNA HISTORIA CON RUMBO
Apoc 4.1-1l; Lc 19,11-28

Este cap√≠tulo del Apocalipsis puede ser considerado como una lectura creyente y esperanzada de la historia humana. El presente que viv√≠an aquellos cristianos estaba marcado por la hostilidad y la demencial persecuci√≥n de Domiciano, primero de los emperadores romanos que pretend√≠a recibir el trato reservado exclusivamente a Dios. Para animar a unos disc√≠pulos desesperanzados el autor los anima a reflexionar en la otra dimensi√≥n, en la liturgia celestial que solo perciben profetas como Juan, movidos por la gu√≠a del Esp√≠ritu. En ese cuadro glorioso Dios est√° revestido de los s√≠mbolos del dominio universal, por eso aparece rodeado de los cuatro vivientes, que representan la totalidad del universo. El mensaje es sencillo aunque parezca inveros√≠mil: el destino del mundo no est√° en las manos de las legiones romanas. Dios es el Se√Īor de la historia y como tal, librar√° a los suyos de la pavorosa persecuci√≥n.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Lc 12, 42

√Čste es el siervo prudente y fiel, a quien el Se√Īor puso al frente de su familia.

ORACI√ďN COLECTA

Dios nuestro, que en tu inefable providencia te dignaste elegir a san Jos√© como esposo de la sant√≠sima Madre de tu Hijo, conc√©denos que merezcamos tener como intercesor en el cielo a quien veneramos como protector en la tierra. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Santo es el Se√Īor, Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir.

Del libro del Apocalipsis: del apóstol san Juan: 4, 1-11

Yo, Juan, tuve una visi√≥n: Vi una puerta abierta en el cielo, y la voz que hab√≠a o√≠do antes, semejante al sonido de una trompeta, me habl√≥ y me dijo: "Sube hacia ac√° y te ense√Īar√© lo que va a suceder despu√©s".
Entonces fui arrebatado en espíritu y vi un trono puesto en el cielo, y alguien estaba sentado en el trono. El que estaba sentado en el trono brillaba con destellos rojos, como una piedra preciosa transparente, y un resplandor como de esmeralda rodeaba el trono.
Alrededor de este trono vi otros veinticuatro tronos, y en los tronos estaban sentados veinticuatro ancianos, vestidos con t√ļnicas blancas y con coronas de oro sobre sus cabezas. Del trono sal√≠an rel√°mpagos y truenos poderosos. Siete l√°mparas de fuego, que son los siete esp√≠ritus de Dios, ard√≠an frente al trono, y delante de √©l hab√≠a una especie de mar transparente, como de cristal.
En el centro, alrededor del trono, hab√≠a cuatro seres vivientes, llenos de ojos por delante y por detr√°s. El primer ser viviente se parec√≠a a un le√≥n; el segundo, a un toro; el tercero ten√≠a cara de hombre, y el cuarto parec√≠a un √°guila en vuelo. Los cuatro seres vivientes ten√≠an seis alas cada uno y estaban llenos de ojos por dondequiera. Y no se cansaban de repetir d√≠a y noche: "Santo, santo, santo es el Se√Īor, Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir".
Y cada vez que los seres vivientes alababan, bendec√≠an y glorificaban al que est√° sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postraban delante del que est√° sentado en el trono, adoraban al que vive por los siglos de los siglos, y depositaban sus coronas ante el trono, diciendo: "Se√Īor y Dios nuestro, t√ļ mereces recibir la gloria, el honor y el poder, porque t√ļ has creado todas las cosas: t√ļ has querido que ellas existieran y fueron creadas".¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 150,1-2.3-4.5-6.
R/. Alabemos al Se√Īor con alegr√≠a.

Alabemos al Se√Īor en su templo, alabemos al Se√Īor en su augusto firmamento. Alab√©moslo por sus obras magn√≠ficas, alab√©moslo por su inmensa grandeza.¬†R/.
Alabémoslo tocando trompetas, alabémoslo con arpas y cítaras. Alabémoslo con tambores y danzas, alabémoslo con cuerdas y flautas. R/.
Alab√©moslo con platillos sonoros, alab√©moslo con platillos vibrantes. Que todo ser viviente alabe al Se√Īor.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 15, 16
R/. Aleluya, aleluya.

Yo los he elegido del mundo, dice el Se√Īor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca.¬†R/.

EVANGELIO

¬ŅPor qu√© no pusiste mi dinero en el banco?

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 19, 11-28

En aquel tiempo, como ya se acercaba Jes√ļs a Jerusal√©n y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a manifestarse de un momento a otro, √©l les dijo esta par√°bola: "Hab√≠a un hombre de la nobleza que se fue a un pa√≠s lejano para ser nombrado rey y volver como tal. Antes de
irse, mandó llamar a diez empleados suyos, les entregó una moneda de mucho valor a cada uno y les dijo: 'Inviertan este dinero mientras regreso'.
Pero sus compatriotas lo aborrec√≠an y enviaron detr√°s de √©l a unos delegados que dijeran: 'No queremos que √©ste sea nuestro rey'. Pero fue nombrado rey, y cuando regres√≥ a su pa√≠s, mand√≥ llamar a los empleados a quienes hab√≠a entregado el dinero, para saber cu√°nto hab√≠a ganado cada uno. Se present√≥ el primero y le dijo: 'Se√Īor, tu moneda ha producido otras diez monedas'. √Čl le contest√≥: 'Muy bien. Eres un buen empleado. Puesto que has sido fiel en una cosa peque√Īa, ser√°s gobernador de diez ciudades'.
Se present√≥ el segundo y le dijo: 'Se√Īor, tu moneda ha producido otras cinco monedas'. Y el se√Īor le respondi√≥: 'T√ļ ser√°s gobernador de cinco ciudades'.
Se present√≥ el tercero y le dijo: 'Se√Īor, aqu√≠ est√° tu moneda. La he tenido guardada en un pa√Īuelo, pues te tuve miedo, porque eres un hombre exigente, que reclama lo que no ha invertido y cosecha lo que no ha sembrado'. El se√Īor le contest√≥: 'Eres un mal empleado. Por tu propia boca te condeno. T√ļ sab√≠as que yo soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ¬Ņpor qu√©, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses?'.
Despu√©s les dijo a los presentes: 'Qu√≠tenle a √©ste la moneda y d√©nsela al que tiene diez'. Le respondieron: 'Se√Īor, ya tiene diez monedas'. √Čl les dijo: 'Les aseguro que a todo el que tenga se le dar√° con abundancia, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitar√°. En cuanto a mis enemigos, que no quer√≠an tenerme como rey, tr√°iganlos aqu√≠ y m√°tenlos en mi presencia' ". Dicho esto, Jes√ļs prosigui√≥ su camino hacia Jerusal√©n al frente de sus disc√≠pulos.¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Al prepararnos a ofrecerte, Padre santo, este sacrificio de alabanza, te suplicamos que para cumplir la misi√≥n que nos has confiado nos ayude la intercesi√≥n de san Jos√©, a quien concediste cuidar en la tierra, haciendo las veces de padre de tu Unig√©nito, √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Mt 25, 21

Al√©grate, siervo bueno y fiel. Entra a compartir el gozo de tu Se√Īor.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Renovados con este sacramento que da vida, te rogamos, Se√Īor, que nos concedas vivir para ti en justicia y santidad, a ejemplo y por intercesi√≥n de san Jos√©, el var√≥n justo y obediente que contribuy√≥ con sus servicios a la realizaci√≥n de tus grandes misterios. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.
Si se celebra la memoria libre, se dicen sus lecturas propias:

*Memoria de La Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo, Apóstoles MR p. 881 (870) / Lecc. II, p. 1140

San Pedro fue sepultado en el Vaticano, junto al circo de Nerón, y la tumba de san Pablo está en el camino de Ostia. En el siglo IV, el emperador Constantino emprende la construcción de una enorme basílica sobre la tumba de Pedro, y otra de menores dimensiones, sobre el sepulcro de Pablo. Celebrando hoy a los dos Apóstoles, conmemoramos la dedicación de ambas basílicas.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 44, 17-18

Los constituiste príncipes sobre toda la tierra. Ellos han hecho memorable tu nombre por generaciones y generaciones; por eso los pueblos te alabarán eternamente.

ORACI√ďN COLECTA

Defiende, Se√Īor, a tu Iglesia con la protecci√≥n de los ap√≥stoles Pedro y Pablo, de quienes recibi√≥ el inicio del conocimiento divino, y conc√©dele crecer en tu gracia celestial hasta el final de los tiempos. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Llegamos a Roma.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 28, 11-16. 30-31

Al cabo de tres meses, nos embarcamos en un navío que había permanecido en la isla durante el invierno; era un barco alejandrino que tenía la insignia de Cástor y Póllux. Hicimos escala en Siracusa, donde permanecimos tres días. De allí, bordeando la costa, llegamos a Regio. Al día siguiente se levantó un viento del sur y en dos días llegamos a Pozzuoli, donde encontramos a unos hermanos que nos invitaron a permanecer una semana con ellos. Luego llegamos a Roma.
Los hermanos de esta ciudad, informados de nuestra llegada, nos salieron al encuentro y nos alcanzaron a la altura del Foro de Apio y de las Tres Tabernas. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y se sintió reconfortado. Cuando llegamos a Roma, se le permitió a Pablo vivir en una casa particular, con un soldado de guardia.
Dos a√Īos enteros pas√≥ Pablo en una casa alquilada; all√≠ recib√≠a a todos los que acud√≠an a √©l, predicaba el Reino de Dios y les explicaba la vida de Jesucristo, el Se√Īor con absoluta libertad y sin estorbo alguno.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 97, 1.2-3ab. 3c-4. 5-6.
R/. El Se√Īor nos ha mostrado su amor y su lealtad.

Cantemos al Se√Īor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria.¬†R/.
El Se√Īor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez m√°s ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel.¬†R/.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con j√ļbilo al Se√Īor.¬†R/.
Cantemos al Se√Īor al son del arpa, suenen los instrumentos. Aclamemos al son de los clarines al Se√Īor, nuestro rey.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO
R/. Aleluya, aleluya.

Se√Īor, Dios eterno, alegres te cantamos, a ti nuestra alabanza. A ti, Se√Īor, te alaba el coro celestial de los ap√≥stoles.¬†R/.

EVANGELIO

M√°ndame ir a ti caminando sobre el agua.

Del santo Evangelio seg√ļn san Mateo: 14, 22-33

En aquel tiempo, inmediatamente despu√©s de la multiplicaci√≥n de los panes, Jes√ļs hizo que sus disc√≠pulos subieran a la barca y se dirigieran a la otra orilla, mientras √©l desped√≠a a la gente. Despu√©s de despedirla, subi√≥ al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba √©l solo all√≠.
Entre tanto, la barca iba ya muy lejos de la costa, y las olas la sacud√≠an, porque el viento era contrario. A la madrugada, Jes√ļs fue hacia ellos, caminando sobre el agua. Los disc√≠pulos, al verlo andar sobre el agua, se espantaron, y dec√≠an: "¬°Es un fantasma!". Y daban gritos de terror. Pero Jes√ļs les dijo enseguida: "Tranquil√≠cense y no teman. Soy yo".
Entonces le dijo Pedro: "Se√Īor, si eres t√ļ, m√°ndame ir a ti caminando sobre el agua". Jes√ļs le contest√≥: "Ven". Pedro baj√≥ de la barca y comenz√≥ a caminar sobre el agua hacia Jes√ļs; pero al sentir la fuerza del viento, le entr√≥ miedo, comenz√≥ a hundirse y grit√≥: "¬°S√°lvame, Se√Īor!". Inmediatamente Jes√ļs le tendi√≥ la mano, lo sostuvo y le dijo: "Hombre de poca fe, ¬Ņpor qu√© dudaste?".
En cuanto subieron a la barca, el viento se calm√≥. Los que estaban en la barca se postraron ante Jes√ļs diciendo: "Verdaderamente t√ļ eres el Hijo de Dios".¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Al presentarte, Se√Īor, nuestras humildes ofrendas, imploramos tu clemencia, para que la verdad que nos fue transmitida por el ministerio de los ap√≥stoles Pedro y Pablo, se conserve sin mancha en nuestros corazones.

Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio I-II de los Apóstoles, pp. 536-537 (532-533).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. Jn 6, 68-69

Se√Īor, t√ļ tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que t√ļ eres el Santo de Dios.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Te pedimos, Se√Īor, que tu pueblo, alimentado con el pan celestial, se alegre en la conmemoraci√≥n de los ap√≥stoles Pedro y Pablo, a quienes encomendaste gobernar y proteger a tus fieles. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de noviembre 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:49Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:49Z