Santa Misa del día: Domingo 17 de Mayo de 2020

Blanco VI Domingo de Pascua MR, P. 381 (382) / Lecc. I, p. 111

Otros santos: Pascual Bailón, religioso de la Orden de los Hermanos Menores; Julia Salzano, fundadora, Beato Iván Ziatyk, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor y mártir.

LA ALEGRIA DEL ESPIRITU
Hech 8,5-8; 1 Pe 3,15-18; Jn 14,15-21

Los disc√≠pulos de Jes√ļs se hab√≠an acostumbrado a la compa√Ī√≠a orientadora de su Maestro. Paulatinamente aprendieron a desprenderse de sus viejos esquemas tradicionales, marcados por los estrechos criterios de la supremac√≠a -el hombre sobre la mujer; el jud√≠o sobre el gentil; el sano sobre el enfermo- y aprendieron a amar y respetar sin distingo s a toda persona, particularmente a la m√°s necesitada. Este nuevo paradigma de vida hab√≠a sido elocuentemente vivido por el Se√Īor Jes√ļs. Luego de su ascensi√≥n al Padre. tendr√≠an que aprender a sobreponerse a su ausencia f√≠sica. El camino nuevo, bajo el Esp√≠ritu de la verdad, les permitir√≠a realizar el discernimiento oportuno en sinton√≠a con la vida y obra de Jesucristo. Una fidelidad creativa, vivida en el amor fraterno, les permitir√≠a mantenerse fieles a Jesucristo.

ANTIFONA DE ENTRADA Cfr. Is 48, 20

Con voz de j√ļbilo, an√ļncienlo; que se oiga. Que llegue a todos los rincones de la tierra: el Se√Īor ha liberado a su pueblo. Aleluya.

Se dice Gloria.

ORACI√ďN COLECTA

Dios todopoderoso, conc√©denos continuar celebrando con incansable amor estos d√≠as de tanta alegr√≠a en honor del Se√Īor resucitado, y que los misterios que hemos venido conmemorando se manifiesten siempre en nuestras obras. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 8, 5-8.14-17

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaria y predicaba allí a Cristo. La multitud escuchaba con atención lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los milagros que hacía y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos, lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados quedaban curados.
Esto despert√≥ gran alegr√≠a en aquella ciudad. Cuando los ap√≥stoles que estaban en Jerusal√©n se enteraron de que Samaria hab√≠a recibido la palabra de Dios, enviaron all√° a Pedro y a Juan. Estos, al llegar, oraron por los que se hab√≠an convertido, para que recibieran el Esp√≠ritu Santo, porque a√ļn no lo hab√≠an recibido y solamente hab√≠an sido bautizados en el nombre del Se√Īor Jes√ļs. Entonces Pedro y Juan impusieron las manos sobre ellos, y ellos recibieron el Esp√≠ritu Santo.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 65, 1-3a. 4-5. 6-7a.16 y 20.
R/. Las obras del Se√Īor son admirables. Aleluya.

Que aclame al Se√Īor toda la tierra. Celebremos su gloria y su poder, cantemos un himno de alabanza, digamos al Se√Īor: "Tu obra es admirable".¬†R/.
Que se postre ante ti la tierra entera y celebre con c√°nticos tu nombre. Admiremos las obras del Se√Īor, los prodigios que ha hecho por los hombres.¬†R/.
El transform√≥ el Mar Rojo en tierra firme y los hizo cruzar el Jord√°n a pie enjuto. Llen√©monos por eso de gozo y gratitud: el Se√Īor es eterno y poderoso.¬†R/.
Cuantos temen a Dios, vengan y escuchen, y les dir√© lo que ha hecho por m√≠. Bendito sea Dios, que no rechaz√≥ mi s√ļplica, ni me retir√≥ su gracia.¬†R/.

SEGUNDA LECTURA

Murió en su cuerpo y resucitó glorificado.

De la primera carta del apóstol san Pedro: 3,15-18

Hermanos: Veneren en sus corazones a Cristo, el Se√Īor, dispuestos siempre a dar, al que las pidiere, las razones de la esperanza de ustedes. Pero h√°ganlo con sencillez y respeto y estando en paz con su conciencia.
As√≠ quedar√°n avergonzados los que denigran la conducta cristiana de ustedes, pues mejor es padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal. Porque tambi√©n Cristo muri√≥, una sola vez y para siempre, por los pecados de los hombres; √©l, el justo, por nosotros, los injustos, para llevamos a Dios; muri√≥ en su cuerpo y resucit√≥ glorificado.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 23
R/. Aleluya, aleluya.

El que me ama, cumplir√° mi palabra, dice el Se√Īor; y mi Padre lo amar√° y vendremos a √©l.¬†R/.

EVANGELIO

Yo le rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito.

Del santo Evangelio seg√ļn san Juan: 14, 15-21

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos: "Si me aman, cumplir√°n mis mandamientos; yo le rogar√© al Padre y √©l les dar√° otro Par√°clito para que est√© siempre con ustedes, el Esp√≠ritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; ustedes, en cambio, s√≠ lo conocen, porque habita entre ustedes y estar√° en ustedes.
No los dejaré desamparados, sino que volveré a ustedes. Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. En aquel día entenderán que yo estoy en mi Padre, ustedes en mí y yo en ustedes.
El que acepta mis mandamientos y los cumple, √©se me ama. Al que me ama a m√≠, lo amar√° mi Padre, yo tambi√©n lo amar√© y me manifestar√© a √©l".¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Unidos a Cristo, que intercede siempre por nosotros, elevemos, hermanos, nuestras s√ļplicas al Padre diciendo: Te rogamos, Se√Īor. (R/. Te rogamos, Se√Īor.)
Para que el que estaba muerto y ahora vive por los siglos de los siglos conceda a la Iglesia ser, con firmeza y valent√≠a, testimonio perseverante de su resurrecci√≥n,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que el resucitado, que dio a los ap√≥stoles su paz, quiera concederla tambi√©n en abundancia a todos los pueblos,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que el vencedor de la muerte transforme los sufrimientos de los enfermos, de los moribundos y de todos los que sufren en aquella alegr√≠a que nunca nadie les podr√° quitar,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que el que tiene las llaves de la muerte y de su reino nos conceda celebrar un d√≠a su resurrecci√≥n con los √°ngeles y los santos en su reino,¬†roguemos al Se√Īor.
Dios nuestro, que no has redimido en Cristo, muerto por nuestros pecados y resucitado, para nuestra justificaci√≥n, escucha nuestra oraci√≥n e inf√ļndenos tu Esp√≠ritu de la verdad, para que, llenos de su sabidur√≠a, sepamos siempre dar raz√≥n de nuestra esperanza. Por Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Suba hasta ti, Se√Īor, nuestra oraci√≥n, acompa√Īada por estas ofrendas, para que, purificados por tu bondad, nos dispongas para celebrar el sacramento de tu inmenso amor. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio I-V de Pascua, MR, pp. 504-508 (500-504).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Jn 14, 15-16

Si me aman, cumplir√°n mis mandamientos, dice el Se√Īor; y yo rogar√© al Padre, y √©l les dar√° otro Abogado, que permanecer√° con ustedes para siempre. Aleluya.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Dios todopoderoso y eterno, que, por la resurrecci√≥n de Cristo, nos has hecho renacer a la vida eterna, multiplica en nosotros el efecto de este sacramento pascual, e infunde en nuestros corazones el vigor que comunica este alimento de salvaci√≥n. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Puede utilizarse la fórmula de bendición solemne, p. 608 (603).

UNA REFLEXI√ďN PARA NUESTRO TIEMPO.-¬†Quienes confesamos a Jesucristo como Mes√≠as e Hijo de Dios en la Iglesia cat√≥lica estamos unidos en el reconocimiento de unos principios b√°sicos como el amor al pr√≥jimo, el respeto a la dignidad humana, el cuidado de la Casa Com√ļn y otros tantos. Sin embargo, cuando se trata de aplicar esos principios a las circunstancias sociales y pol√≠ticas aparecen las diferencias al interior de la misma comunidad cristiana. Para unos resulta prioritario enfatizar una colaboraci√≥n cr√≠tica y exigente con las autoridades, mientras que otros reclaman la unidad y el apoyo en torno a unas determinadas pol√≠ticas p√ļblicas. Las filiaciones partidistas y los sesgos cognitivos nos afectan a la hora de asumir nuestras opciones diarias. Sin embargo, debemos discernir atendiendo al impulso del Esp√≠ritu por encima de nuestros propios prejuicios. No siempre logramos congeniar nuestra preferencia pol√≠tica con nuestra fe cristiana.

 

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de mayo 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:48Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:48Z