Santa Misa del día: Miercoles 17 de Junio de 2020

Verde De Feria, Misa Por los familiares y amigos MR, p. 1152 (1144) / Lecc. II, p. 456

Otros santos:¬†Blasto y Di√≥genes de Roma, m√°rtires; Herv√© o Herveo, ermita√Īo. Beato Jos√© Mar√≠a Cassant, presb√≠tero cisterciense.

UN BAJO PERFIL
2 Re 2, l. 6-14; Mt 6, 1-6.16-18

La ostentaci√≥n y el alarde no tienen sentido a la hora de practicar las obras de misericordia. Quien anda a la caza del reconocimiento y el prestigio social ya ha recibido anticipadamente su recompensa. Las acciones que brotan de manera desinteresada del coraz√≥n de una persona generosa no persiguen ning√ļn tipo de publicidad. Orar, ayunar o dar limosna son expresiones comunes en la vida de un disc√≠pulo de Jes√ļs. Los juicios de valor que pronuncian las personas no se comparan al veredicto que Dios dicta sobre nuestro proceder. Conviene mantener una
actitud de gran discreci√≥n al momento de realizar nuestras buenas obras. Dios sabe deletrear las intenciones de nuestro coraz√≥n mejor que nadie y sabr√° recompensar en su momento, nuestras muestras de fe y de caridad hacia los necesitados. Es a Jes√ļs, hijo de Dios, a quien servimos cuando atendemos al necesitado.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 121, 6. 8

Digan de todo coraz√≥n: Jerusal√©n, que haya paz entre aquellos que te aman. Por mis hermanos y compa√Īeros voy a decir: la paz contigo.

ORACI√ďN COLECTA

Se√Īor Dios, que, por gracia del Esp√≠ritu Santo, infundiste en los corazones de tus fieles los dones de tu amor, concede a tus siervos, por quienes imploramos tu clemencia, la salud de cuerpo y alma, para que te amen con todas sus fuerzas y cumplan con amor lo que es de tu agrado. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Apareció un carro de fuego y Elías subió al cielo.

Del segundo libro de los Reyes: 2, 1. 6-14

Esto fue lo que sucedi√≥ cuando el Se√Īor iba a arrebatar a El√≠as en un remolino hacia el cielo. Ese d√≠a El√≠as y Eliseo hab√≠an salido de Guilgal. Al llegar a Jeric√≥, El√≠as le dijo a Eliseo: "Qu√©date aqu√≠, porque el Se√Īor me env√≠a al Jord√°n". Respondi√≥ Eliseo: "Por Dios y por tu vida que no te dejar√© ir solo". Y se fueron los dos juntos. Los acompa√Īaban cincuenta hombres de la comunidad de los profetas, los cuales, al llegar El√≠as y Eliseo a la orilla del Jord√°n, se detuvieron a cierta distancia de ellos. El√≠as tom√≥ su manto, lo enroll√≥ y con √©l golpe√≥ las aguas; √©stas se separaron a un lado y a otro, y ambos pasaron el r√≠o sin mojarse.
Despu√©s de cruzar, El√≠as le dijo a Eliseo: "P√≠deme lo que quieras que haga por ti, antes de que sea arrebatado de tu lado". Respondi√≥ Eliseo: "Que sea el heredero principal de tu esp√≠ritu". Le dijo El√≠as: "Es dif√≠cil lo que pides; pero si alcanzas a verme, cuando sea arrebatado de tu lado, lo obtendr√°s; si no, no lo obtendr√°s". Siguieron caminando y conversando, cuando un carro de fuego, con caballos de fuego, se interpuso entre ellos, y El√≠as subi√≥ al cielo en un remolino. El√≠seo lo ve√≠a alejarse y le gritaba: "¬°Padre m√≠o, padre m√≠o, carro y auriga de Israel!". Y ya no lo volvi√≥ a ver. Entonces se rasg√≥ las vestiduras, recogi√≥ el manto que se le hab√≠a ca√≠do a El√≠as, regres√≥ y se detuvo en la orilla del Jord√°n. Tom√≥ el manto de El√≠as y golpe√≥ con √©l las aguas, y no se separaron. Entonces dijo: "¬ŅD√≥nde est√° el Se√Īor, el Dios de El√≠as?". Volvi√≥ a golpear las aguas y entonces se separaron a un lado y a otro, y pas√≥ Eliseo.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 30, 20.21. 24.
R/. Amemos al Se√Īor todos sus fieles.

¬°Qu√© grande es la bondad que has reservado, Se√Īor, para tus fieles! Con quien se acoge a ti, Se√Īor, ¬°qu√© bueno eres!¬†R/.
Tu presencia lo ampara de todas las intrigas de los hombres, y lo pone a resguardo de las burlas y las murmuraciones. R/.
Que amen al Se√Īor todos sus fieles, pues protege a los leales y a los soberbios da lo que merecen.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Jn 14, 23
R/. Aleluya, aleluya.

El que me ama cumplir√° mi palabra y mi Padre lo amar√° y haremos en √©l nuestra morada, dice el Se√Īor.¬†R/.

EVANGELIO

Tu Padre, que ve lo secreto, te recompensar√°.

Del santo Evangelio seg√ļn san Mateo: 6,1-6.16-18

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos: "Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres, para que los vean. De lo contrario, no tendr√°n recompensa con su Padre celestial.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hip√≥critas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. En cambio, cuando t√ļ des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensar√°.
Cuando ustedes hagan oraci√≥n, no sean como los hip√≥critas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. T√ļ, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que est√° all√≠, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensar√°.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hip√≥critas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que est√°n ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. T√ļ, en cambio, cuando ayunes, perf√ļmate la cabeza y l√°vate la cara, para que no sepa la gente que est√°s ayunando, sino tu Padre, que est√° en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensar√°".
Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Api√°date, Se√Īor, de tus siervos, por quienes ofrecemos este sacrificio de alabanza a tu majestad, para que, por efecto de estos santos misterios, obtengan la gracia de tu bendici√≥n celestial y alcancen la gloria de la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Mt 12, 50

Todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.

ORACI√ďN DESPUES DE LA COMUNI√ďN

Al recibir este divino sacramento, te rogamos, Se√Īor, que a tus siervos, a quienes les concediste que nos amen, les des el perd√≥n de sus pecados, tu consuelo en la vida y tu constante protecci√≥n, para que, sirvi√©ndote todos con un mismo coraz√≥n, podamos gozar juntos de la visi√≥n de tu rostro. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de junio 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:51Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:51Z