Santa Misa del día: Martes 15 de Septiembre de 2020

Nuestra Se√Īora de los Dolores

Blanco Memoria MR, p. 833 (822) / Lecc. II, pp. 796 Y 1120

Otros santos: Beatos Antonio María Schwartz, presbítero y fundador; Ladislao Miegon, presbítero y mártir.

La santísima Virgen María estuvo íntimamente unida a la pasión de su Hijo. Por eso está asociada de un modo particular a la gloria de su resurrección. La compasión de María, que celebramos en esta fiesta, nos recuerda que al pie de la cruz la maternidad de María se extendió a todo el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, es decir, a todos nosotros.

LOS DONES M√ĀS VALIOSOS
1 Cor 12,12-14.27-31; Lc 2, 33-35

La comunidad cristiana del puerto de Corinto hab√≠a recibido una efusi√≥n de distintos dones y carismas. Algunos cristianos estaban encandilados con un par de carismas, a saber, el don de lenguas y la profec√≠a. Al parecer dichos carismas los atra√≠an porque les otorgaban una reputaci√≥n de personas muy espirituales. Hablar en lenguas parec√≠a ser el signo m√°s evidente de haber sido pose√≠do plenamente por el poder de Dios. Esa forma de pensar resultaba un tanto superficial y vanidosa porque subordinaba el bienestar de la comunidad a la reputaci√≥n personal. San Pablo aborda el malentendido y los invita a ensanchar su perspectiva. No solamente les asegura que dichos carismas son escasamente √ļtiles para la vida comunitaria, sino que les recuerda que existen otros ministerios verdaderamente indispensables como los que ejercen, ap√≥stoles y maestros dentro de la comunidad.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Lc 2, 34-35

El anciano Sime√≥n dijo a Mar√≠a: Este ni√Īo ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocar√° contradicci√≥n; y a ti, una espada te atravesar√° el alma.

ORACI√ďN COLECTA

Dios nuestro, que quisiste que junto a tu Hijo en la cruz estuviera de pie su Madre, compartiendo su dolor, concede a tu Iglesia que, asociada con ella a la pasi√≥n de Cristo, merezca participar de su gloriosa resurrecci√≥n. √Čl, que vive y reina contigo en la unidad del Esp√≠ritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él.

De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12,12-14.27-31

Hermanos: Así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu. El cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos.
Pues bien, ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de √©l. En la Iglesia, Dios ha puesto en primer lugar a los ap√≥stoles; en segundo lugar, a los profetas; en tercer lugar, a los maestros; luego, a los que hacen milagros, a los que tienen el don de curar a los enfermos, a los que ayudan, a los que administran, a los que tienen el don de lenguas y el de interpretarlas. ¬ŅAcaso son todos ap√≥stoles? ¬ŅSon todos profetas? ¬ŅSon todos maestros? ¬ŅHacen todos milagros? ¬ŅTienen todos el don de curar? ¬ŅTienen todos el don de lenguas y todos las interpretan? Aspiren a los dones de Dios m√°s excelentes.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 99, 2. 3. 4. 5.
R/. Sirvamos al Se√Īor con alegr√≠a.

Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Se√Īor con alegr√≠a y con j√ļbilo entremos en su templo.¬†R/.
Reconozcamos que el Se√Īor es Dios, que √©l fue quien nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su reba√Īo.¬†R/.
Entremos por sus puertas dando gracias, crucemos por sus atrios entre himnos, alabando al Se√Īor y bendici√©ndolo.¬†R/.
Porque el Se√Īor es bueno, bendig√°moslo, porque es eterna su misericordia y su fidelidad nunca se acaba.¬†R/.

SECUENCIA (Lecc. II, p. 1120)
Esta secuencia es opcional tanto en su forma larga como en su forma breve, desde * ¬°Oh dulce fuente de amor!

La Madre piadosa estaba Por los pecados del mundo, 
junto a la cruz, y lloraba¬†vio a Jes√ļs en tan profundo¬†
mientras el Hijo pendía; tormento la dulce Madre. 
cuya alma triste y llorosa, Vio morir al Hijo amado 
traspasada y dolorosa, que rindió desamparado 
fiero cuchillo tenía. el espíritu a su Padre. 
  
¡Oh cuán triste y afligida* ¡Oh dulce fuente de amor!, 
estaba la Madre herida,hazme sentir tu dolor 
de tantos tormentos llena,para que llore contigo. 
cuando triste contemplabay que, por mi Cristo amado, 
y dolorosa mirabami corazón abrasado 
del Hijo amado la pena!¬†m√°s viva en √Čl que conmigo.¬†
  
¬ŅY cu√°l hombre no lloraraY, porque a amarlo me anime
si a la Madre contemplara en mi corazón imprime 
de Cristo en tanto dolor? las llagas que tuvo en sí. 
¬ŅY qui√©n no se entristeciera,¬†Y de tu Hijo, Se√Īora,¬†
Madre piadosa, si os viera divide conmigo ahora 
sujeta a tanto rigor? las que padeció por mí. 
  
Hazme contigo llorarHaz que su cruz me enamore
y de veras lastimary que en ella viva y more
de sus penas mientras vivo;de mi fe y amor indicio;
porque acompa√Īar deseoporque me inflame y encienda
en la cruz, donde lo veo,y contigo me defienda
tu corazón compasivo.en el día del juicio.
  
¡Virgen de vírgenes santas!,Haz que me ampare la muerte
llore ya con ansias tantasde Cristo, cuando en tan fuerte
que el llanto dulce me sea;trance, vida y alma estén;
porque su pasión y muerteporque, cuando quede en calma
tenga en mi alma de suerteel cuerpo, vaya mi alma
que siempre sus penas vea.a su eterna gloria. Amén.
  

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO
R/. Aleluya, aleluya.

Dichosa la Virgen Mar√≠a, que sin morir, mereci√≥ la palma del martirio junto a la cruz del Se√Īor.¬†R/.

EVANGELIO

Y a ti, una espada te atravesar√° el alma.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 2, 33-35

En aquel tiempo, el padre y la madre del ni√Īo estaban admirados de las palabras que les dec√≠a Sime√≥n. El los bendijo, y a Mar√≠a, la madre de Jes√ļs, le anunci√≥: "Este ni√Īo ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel. como signo que provocar√° contradicci√≥n, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, una espada te atravesar√° el alma".¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Dios misericordioso, las s√ļplicas y ofrendas que te presentamos para alabanza de tu nombre, al venerar a la sant√≠sima Virgen Mar√≠a, a quien, bondadoso, nos entregaste como piados√≠sima Madre. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio de santa María Virgen (conmemoración) pp. 526-530 (527-531).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. 1 P 4, 13

Al√©grense de compartir ahora los padecimientos de Cristo, para que cuando se manifieste su gloria, el j√ļbilo de ustedes sea desbordante.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Alimentados con el sacramento de la redenci√≥n eterna, te pedimos, Se√Īor, que, al conmemorar el dolor de la sant√≠sima Virgen Mar√≠a, completemos, a favor de la Iglesia, lo que falta en nosotros a los padecimientos de Cristo. √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Cipriano, obispo de Cartago, fue decapitado el 14 de septiembre de 258. Sus escritos, lo mismo que su martirio, revelan el alma de un verdadero pastor, siempre en la brecha para sostener a sus hermanos perseguidos y preservar la unidad de la Iglesia. En todo procuró dar
ejemplo de fidelidad a nuestro Se√Īor. El papa Cornelio, quien muri√≥ en Civitavecchia despu√©s de un breve pontificado (251-253), se gan√≥ el respeto y la amistad de Cipriano. Por este motivo, desde el siglo IV, la Iglesia romana festeja a Cornelio en su propia cripta en el aniversario de Cipriano.

LO M√ĀS VALIOSO ES EL AMOR
1 Cor 12,31-13,13; Lc 7, 31-35

No es la justicia, ni la escrupulosa observancia de las normas morales o las reglas de pureza lo que hace m√°s valioso al creyente a los ojos de Dios. San Pablo nos recuerda que por encima del amor no existe nada m√°s valioso. Esto queda ilustrado con el relato que nos comparte san Lucas, donde exhibe la torpeza de los contempor√°neos de Jes√ļs, quienes menospreciaron por igual el ascetismo del Bautista que la prodigalidad del Se√Īor Jes√ļs. Su estrechez mental les imped√≠a atender el llamado de aquellos profetas. No se abrieron al regalo de la fe. De igual manera podemos vincular ambos pasajes. Solamente quien tiene en su coraz√≥n el don del amor, puede confiar y esperar siempre. En cambio, quien carece de ese don, se vuelve pretencioso y engre√≠do. El que tiene consigo el amor de Dios, perdona siempre, conf√≠a siempre, espera siempre.
Del Com√ļn de m√°rtires: para varios m√°rtires, p. 925 (917), o del Com√ļn de pastores: para un obispo, p. 941 (933).

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de septiembre 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:59Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:59Z