Santa Misa del día: Sabado 15 de Septiembre de 2018

Nuestra Se√Īora de los Dolores

Blanco Misa matutina de la Memoria MR, p. 792 (822) / Lecc. II, pp. 788 y 1121 LH, Vísperas I del domingo: 4a semana del Salterio 
Tomo IV: pp. 1076 y 220; Para los fieles: pp. 722 y 415; Edición popular: pp. 289 y 479

Otros santos: Nicomedes de Roma, m√°rtir; Catalina Fieschi, viuda. Beato Pablo Manna fundador.

La santísima Virgen María estuvo íntimamente unida a la pasión de su Hijo. Por eso está asociada de un modo particular a la gloria de su resurrección. La compasión de María, que celebramos en esta fiesta, nos recuerda que al pie de la cruz la maternidad de María se extendió a todo el cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, es decir, a todos nosotros.

SIGNO DE CONTRADICCI√ďN
1 Cor 10, 14-22; Lc 2, 33-35

Hay rostros de beb√©s tan particulares por su belleza en general, por el brillo de los ojos, por la gracia que tienen, que no pueden pasar desapercibidos. No sabemos c√≥mo ser√≠a el rostro del peque√Īo Jes√ļs, pero podr√≠amos imaginarlo como alguien simp√°tico y avispado, por el simple hecho que llam√≥ la atenci√≥n de un par de ancianos entretenidos en sus rezos ordinarios. Cuando la familia de Jes√ļs subi√≥ al templo de Jerusal√©n para circuncidar al peque√Īo, despert√≥ el inter√©s de dos creyentes ancianos y sensatos, como sin duda eran Sime√≥n y Ana. Sime√≥n no formul√≥ a Jos√© y Mar√≠a las consabidas felicitaciones melosas del estilo "que ni√Īo tan lindo", sino que lanz√≥ un mensaje aparentemente desconsolador: ese peque√Īo generar√≠a controversia entre las familias de Israel. Con este anuncio estaba advirti√©ndole a Mar√≠a que la vida de Jes√ļs estar√≠a asociada al conflicto y la pol√©mica.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Lc 2. 34-35

El anciano Sime√≥n dijo a Mar√≠a: Este ni√Īo ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocar√° contradicci√≥n; y a ti, una espada te atravesar√° el alma.

ORACI√ďN COLECTA

Dios nuestro, que quisiste que junto a tu Hijo en la cruz estuviera de pie su Madre, compartiendo su dolor, concede a tu Iglesia que, asociada con ella a la pasión de Cristo, merezca participar de su gloriosa resurrección. El, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan.
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 10,14-22
Queridos hermanos: Huyan de la idolatr√≠a. Me dirijo a ustedes como a hombres sensatos; ustedes mismos juzguen lo que voy a decir: El c√°liz de la bendici√≥n con el que damos gracias, ¬Ņno nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el pan que partimos, ¬Ņno nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y as√≠ nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan. Consideren al pueblo de Israel: ¬Ņno es cierto que los que comen de la v√≠ctima sacrificada en el altar quedan unidos a √©l?
Con esto no quiero decir que el √≠dolo represente algo real, ni que la carne ofrecida a los √≠dolos tenga alg√ļn valor especial. Lo que quiero decir es que, cuando los paganos ofrecen sus sacrificios, se los ofrecen a los demonios y no a Dios. Ahora bien, yo no quiero que ustedes se asocien con los demonios. No pueden beber el c√°liz del Se√Īor y el c√°liz de los demonios. No pueden compartir la mesa del Se√Īor y la mesa de los demonios. ¬ŅO queremos provocar acaso la indignaci√≥n del Se√Īor crey√©ndonos m√°s poderosos que √©l?¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 115, 12-13. 17-18

R/. Se√Īor, te ofrecer√© con gratitud un sacrificio.

¬ŅC√≥mo le pagar√© al Se√Īor todo el bien que me ha hecho? Levantar√© el c√°liz de salvaci√≥n e invocar√© el nombre del Se√Īor.¬†R/.
Te ofrecer√© con gratitud un sacrificio e invocar√© tu nombre. Cumplir√© mis promesas al Se√Īor ante todo su pueblo.¬†R/.

SECUENCIA (Lecc. II, p. 1120)

Esta secuencia es opcional tanto en su forma larga como en su forma breve, desde * ¬°Oh dulce fuente de amor!

La Madre piadosa estaba 
junto a la cruz, y lloraba 
mientras el Hijo pendía; 
cuya alma triste y llorosa, 
traspasada y dolorosa, 
fiero cuchillo tenía. 
 
¬°Oh cu√°n triste y afligida
estaba la Madre herida,
de tantos tormentos llena,
cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena! 
 
¬ŅY cu√°l hombre no llorara
si a la Madre contemplara 
de Cristo en tanto dolor? 
¬ŅY qui√©n no se entristeciera,¬†
Madre piadosa, si os viera 
sujeta a tanto rigor? 
 
Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo;
porque acompa√Īar deseo
en la cruz, donde lo veo,
tu corazón compasivo.
 
¡Virgen de vírgenes santas!,
llore ya con ansias tantas
que el llanto dulce me sea;
porque su pasión y muerte
tenga en mi alma de suerte
que siempre sus penas vea.

Por los pecados del mundo, 
vio a Jes√ļs en tan profundo¬†
tormento la dulce Madre. 
Vio morir al Hijo amado 
que rindió desamparado 
el espíritu a su Padre. 
 
* ¡Oh dulce fuente de amor!, 
hazme sentir tu dolor 
para que llore contigo. 
y que, por mi Cristo amado, 
mi corazón abrasado 
m√°s viva en √Čl que conmigo.¬†
 
Y, porque a amarlo me anime
en mi corazón imprime 
las llagas que tuvo en sí. 
Y de tu Hijo, Se√Īora,¬†
divide conmigo ahora 
las que padeció por mí. 
 
Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;
porque me inflame y encienda
y contigo me defienda
en el día del juicio.
 
Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance, vida y alma estén;
porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria. Amén.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO
R/. Aleluya, aleluya.

Dichosa la Virgen Mar√≠a, que sin morir, mereci√≥ la palma del martirio junto a la cruz del Se√Īor.

EVANGELIO

Y a ti, una espada te atravesar√° el alma.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas 2, 33-35

En aquel tiempo, el padre y la madre del ni√Īo estaban admirados de las palabras que les dec√≠a Sime√≥n. El los bendijo, y a Mar√≠a, la madre de Jes√ļs, le anunci√≥: "Este ni√Īo ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocar√° contradicci√≥n, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, una espada te atravesar√° el alma".
Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Dios misericordioso, las suplicas y ofrendas que te presentamos para alabanza de tu nombre, al venerar a la sant√≠sima Virgen Mar√≠a, a quien, bondadoso, nos entregaste como piados√≠sima Madre. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio de santa Maria Virgen (conmemoración) pp 526-530 (527-531).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. 1 P 4, 13

Al√©grense de compartir ahora los padecimientos de Cristo, para que cuando se manifieste su gloria, el j√ļbilo de ustedes sea desbordante.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Alimentados con el sacramento de la redenci√≥n eterna, te pedimos, Se√Īor, que, al conmemorar el dolor de la sant√≠sima Virgen Mar√≠a, completemos, a favor de la Iglesia, lo que falta en nosotros a los padecimientos de Cristo. √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2018 / Misal Catolico de septiembre 2018

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:33Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:33Z