Santa Misa del día: Domingo 13 de Enero de 2019

El Bautismo del Se√Īor

Blanco Fiesta, MR. p. 180 (199); Lecc. I, p. 262. LH, la Semana del Salterio

Otros santos:¬†Hilario de Poitiers, obispo y Doctor de la Iglesia. Beatas: Victoria de Jes√ļs Valverde, religiosa y m√°rtir.

DIOS QUE LLEGA
Is 40, 1-5. 9-11; Tit 2. 11-14; 3, 4-7; Lc 3, 15-16. 21-22

El profeta Isa√≠as, al igual que Juan Bautista, asumieron una misi√≥n complicada, como sin duda lo era, anunciar la inminente llegada de Dios y de su enviado. El pueblo que recib√≠a dicho mensaje viv√≠a en una prolongada situaci√≥n de crisis social y religiosa. Los habitantes de Jerusal√©n reci√©n hab√≠an regresado del destierro en Babilonia, viv√≠an una especie de segundo √©xodo, regresando de una tierra extranjera volver√≠an a ocupar Jerusal√©n. El Evangelio nos presenta por su parte a Juan Bautista, informando a los israelitas de toda condici√≥n que le piden el bautismo, que el enviado definitivo de Dios los renovar√° con el Esp√≠ritu Santo, inaugurando la verdadera salvaci√≥n. Ambos mensajeros sab√≠an que su mensaje no era tan f√°cil de acoger por parte de un pueblo desencantado. La escena del bautismo y la revelaci√≥n de Jes√ļs como Hijo predilecto de Dios, llen√≥ de confianza y certidumbre al Bautista. Dios estaba cumpliendo su promesa.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Cfr. Mt 3, 16-17

Inmediatamente despu√©s de que Jes√ļs recibi√≥ el bautismo, se abrieron los cielos y el Esp√≠ritu Santo se pos√≥ sobre √©l en forma de paloma, y reson√≥ la voz del Padre que dec√≠a: "√Čste es mi Hijo amado, en quien he puesto todo mi amor".

Se dice Gloria.

ORACI√ďN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que proclamaste solemnemente a Jesucristo como tu Hijo muy amado, cuando, al ser bautizado en el Jordán, descendió el Espíritu Santo sobre él, concede a tus hijos de adopción, renacidos del agua y del Espíritu Santo, que se conserven siempre dignos de tu complacencia. 
Por nuestro Se√Īor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Se revelar√° la gloria del Se√Īor y todos los hombres la ver√°n.

Del libro del profeta Isaías: 40, 1-5. 9-11

"Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice nuestro Dios. Hablen al coraz√≥n de Jerusal√©n y d√≠ganle a gritos que ya termin√≥ el tiempo de su servidumbre y que ya ha satisfecho por sus iniquidades, porque ya ha recibido de manos del Se√Īor castigo doble por todos sus pecados".
Una voz clama: "Preparen el camino del Se√Īor en el desierto, construyan en el p√°ramo una calzada para nuestro Dios. Que todo valle se eleve, que todo monte y colina se rebajen; que lo torcido se enderece y lo escabroso se allane. Entonces se revelar√° la gloria del Se√Īor y todos los hombres la ver√°n". As√≠ ha hablado la boca del Se√Īor.
Sube a lo alto del monte, mensajero de buenas nuevas para Si√≥n; alza con fuerza la voz, t√ļ que anuncias noticias alegres a Jerusal√©n. Alza la voz y no temas; anuncia a los ciudadanos de Jud√°: "Aqu√≠ est√° su Dios. Aqu√≠ llega el Se√Īor, lleno de poder el que con su brazo lo domina todo. El premio de su victoria lo acompa√Īa y sus trofeos lo anteceden. Como pastor apacentar√° su reba√Īo; llevar√° en sus brazos a los corderitos reci√©n nacidos y atender√° sol√≠cito a sus madres".Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL**
Del salmo 103, lb-2. 3-4. 24-25. 27-28. 29-30

R/. Bendice al Se√Īor, alma m√≠a.

Bendice al Se√Īor, alma m√≠a; Se√Īor y Dios m√≠o, inmensa es tu grandeza. Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto.¬†R/.
Por encima de las aguas construyes tu morada. Las nubes son tu carro; los vientos, tus alas y mensajeros; y tus servidoras, las ardientes llamas. R/.
¬°Qu√© numerosas son tus obras, Se√Īor, y todas las hiciste con maestr√≠a! La tierra est√° llena de tus creaturas, y tu ruar, enorme a lo largo y a lo ancho, est√° lleno de animales peque√Īos y grandes.¬†R/.
Todos los vivientes aguardan que les des de comer a su tiempo; les das el alimento y lo recogen, abres tu mano y se sacian de bienes. R/
Si retiras tu aliento, toda creatura muere y vuelve al polvo. Pero envías tu espíritu, que da vida, y renuevas el aspecto de la tierra. R/.

SEGUNDA LECTURA**

√Čl nos salv√≥ mediante el bautismo, que nos regenera y nos renueva, por la acci√≥n del Esp√≠ritu Santo.

De la carta del apóstol san Pablo a Tito: 2, 11-14; 3, 4-7

Querido hermano: La gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres y nos ha ense√Īado a renunciar a la vida sin religi√≥n y a los deseos mundanos, para que vivamos, ya desde ahora, de una manera sobria, justa y fiel a Dios, en espera de la gloriosa venida del gran Dios y salvador, Cristo Jes√ļs, nuestra esperanza. √Čl se entreg√≥ por nosotros para redimirnos de todo pecado y purificarnos, a fin de convertirnos en pueblo suyo, fervorosamente entregado a practicar el bien.
Al manifestarse la bondad de Dios, nuestro salvador, y su amor a los hombres, √©l nos salv√≥, no porque nosotros hubi√©ramos hecho algo digno de merecerlo, sino por su misericordia Lo hizo mediante el bautismo, que nos regenera y nos renueva, por la acci√≥n del Esp√≠ritu Santo, a quien Dios derram√≥ abundantemente sobre nosotros, por Cristo, nuestro salvador. As√≠, justificados por su gracia, nos convertiremos en herederos, cuando se realice la esperanza de la vida eterna.¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Lc 3, 16
R/. Aleluya, aleluya.

Ya viene otro más poderoso que yo, dijo Juan el Bautista; él los bautizará con él Espíritu Santo y con fuego. R/.

EVANGELIO

Despu√©s del bautismo de Jes√ļs, el cielo se abri√≥.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 3, 15-16. 21-22

En aquel tiempo, como el pueblo estaba en expectación y todos pensaban que quizá Juan el Bautista era el Mesías, Juan los sacó de dudas, diciéndoles: "Es cierto que yo bautizo con agua, pero ya viene otro más poderoso que yo, a quien no merezco desatarle las correas de sus sandalias. El los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego".
Sucedi√≥ que entre la gente que se bautizaba, tambi√©n Jes√ļs fue bautizado. Mientras √©ste oraba, se abri√≥ el cielo y el Esp√≠ritu Santo baj√≥ sobre √©l en forma sensible, como de una paloma, y del cielo lleg√≥ una voz que dec√≠a: "T√ļ eres mi Hijo, el predilecto; en ti me complazco".¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti Se√Īor Jes√ļs.

También pueden leerse (Lecc I, p. 259) Is 42, 1-4. 6-7; Sa1 28; Hech 10, 34-38

Se dice Credo

PLEGARIA UNIVERSAL:

Oremos, hermanos a nuestro Salvador, que quiso ser bautizado para santificar nuestro bautismo y renovar por él al hombre caído, y pidámosle que se compadezca de quienes ha querido que fueran sus hermanos:
Para que Cristo, el Siervo de Dios, en quien el Padre se complace, mire con amor a todos los que se preparan para el bautismo o la confirmaci√≥n o preparan el bautismo de sus hijos,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que Cristo, el Elegido de Dios, para llevar el derecho a las naciones, ilumine a los que buscan a Dios con sinceridad de coraz√≥n les haga o√≠r la voz potente y magn√≠fica del Padre, que los llama a escuchar a su Hijo amado, y los conduzca hacia el bautismo,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que Cristo, el Enviado del Padre, que no quiebra la ca√Īa resquebrajada ni apaga la mecha que a√ļn humea conceda la salud a los que viven oprimidos por el diablo,¬†roguemos al Se√Īor.
Para que Cristo, el Hijo amado, que quiso ser bautizado en el Jord√°n para dar fuerza a nuestro bautismo, nos haga descubrir y amar la grandeza del bautismo cristiano, don del amor de Dios a los hombres,¬†roguemos al Se√Īor.
Padre todopoderoso, que haces resonar tu voz magn√≠fica en las aguas del bautismo y en la unci√≥n de la confirmaci√≥n, escucha nuestras oraciones y concede a los bautizados cumplir fielmente las promesas de su bautismo y ser testigos valientes de la fe. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Se√Īor, los dones que te presentamos en la manifestaci√≥n de tu Hijo muy amado, para que la oblaci√≥n de tus hijos se convierta en el mismo sacrificio de aquel que quiso en su misericordia lavar los pecados del mundo. √Čl, que vive y reina por los siglos de los siglos.

PREFACIO

El Bautismo del Se√Īor.

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvaci√≥n darte gracias siempre y en todo lugar, Se√Īor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque mostraste en el Jord√°n con signos admirables el misterio del nuevo bautismo, para que por aquella voz, venida del cielo, crey√©ramos que tu Palabra ya estaba habitando en nosotros y, por el Esp√≠ritu Santo, que descendi√≥ en forma de paloma, se supiera que Cristo, tu Siervo, era ungido con √≥leo de alegr√≠a y enviado a anunciar el Evangelio a los pobres. Por eso, a una con los coros de √°ngeles, te alabamos continuamente en a tierra, aclamando sin cesar: Santo, Santo, Santo...

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN¬†
Jn 1, 32. 34

√Čste es aqu√©l de quien Juan dec√≠a: Yo lo he visto y doy testimonio de que √©l es el Hijo de Dios.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Saciados con estos sagrados dones, imploramos, Se√Īor, tu clemencia, para que, escuchando fielmente a tu Unig√©nito, nos llamemos y seamos de verdad hijos tuyos.¬†
Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

UNA REFLEXI√ďN PARA NUESTRO TIEMPO.-Juan Bautista no ten√≠a una misi√≥n sencilla de cumplir, deb√≠a persuadir a sus seguidores sobre una dolorosa noticia. Los que segu√≠an a este profeta austero y valiente lo consideraban como el enviado de Dios. Ahora resultaba que Juan se hac√≠a un lado y animaba a su grupo a poner su confianza en un misterioso personaje, m√°s fuerte que Juan El movimiento del Bautista pretend√≠a renovar por entero a Israel. La multitud reconoc√≠a un carisma especial en Juan y no iba a seguir de buenas a primeras a un desconocido venido de Nazaret para recibir el bautismo. Ense√Īanza fundamental oportuna para cualquier l√≠der pol√≠tico o ministro de Jesucristo: es necesario "hacerse a un lado", dejando libre el camino a otra persona que parece dotada de mejores recursos para cumplir con la misi√≥n. Ni el ansia de poder, ni el protagonismo son buenos consejeros. Es m√°s sensato dejarse guiar por el sentido com√ļn y la humildad, cuando se cree que es Dios quien elige a sus enviados para realizar sus planes.


Este día, después del rezo de las Completas, termina el Tiempo de Navidad y comienza la primera parte del Tiempo Ordinario.

PRIMERA PARTE DEL TIEMPO ORDINARIO

Liturgia de las Horas: Volumen III. I Semana del Tiempo Ordinario. I Semana del Salterio. Leccionario A√Īos impares. En las misas votivas y en las de la Bienaventurada Virgen Mar√≠a, puede usarse el color conveniente a la Misa celebrada o el color propio del d√≠a o del tiempo. Cfr. IGM R 347

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2019 / Misal Catolico de enero 2019

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:37Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:37Z