Santa Misa del día: Jueves 12 de Marzo de 2020

Morado Jueves II de Cuaresma MR, p. 206 (225) / Lecc. I, p. 728

Otros santos:¬†Pablo Aureliano de Lyon, obispo; Luis Orione, fundador. Beata √Āngela Salawa, laica.

CONFIANZA O IDOLATR√ćA
Jer 17,5-10; Lc 16,19-31

Jeremías era un poeta y un profeta con una mirada penetrante sobre la conducta y la psicología humana. Sabía entrever lo que había en las profundidades del corazón el cual es veleidoso e inestable y se encandila fácilmente con la brillantez que ofrecen las riquezas materiales. Quien ha experimentado la bendición amorosa del Padre no se deja atrapar por la fiebre posesiva de la codicia. Al contrario, sabe que Dios cuida con delicadeza de sus hijos y aprende a vivir en clima de confianza. El evangelista Lucas nos propone un cuadro en claroscuro: Lázaro y el rico banquetero. En el breve espacio de la vida tenemos que aprender a lidiar con nuestro corazón y nuestras muchas o escasas posesiones. Nuestros bienes están marcados por una hipoteca social que nos permitirá administrarlos eficientemente en beneficio propio y de los necesitados.

ANT√ćFONA DE ENTRADA Sal 138, 23-24

Exam√≠name, Dios m√≠o, y conoce mi coraz√≥n; mira si voy por mal camino y cond√ļceme por la senda de la salvaci√≥n.

ORACI√ďN COLECTA

Dios nuestro, que amas la inocencia y la devuelves a quienes la han perdido, dirige hacia ti los corazones de tus siervos, para que, inflamados con el fuego de tu Esp√≠ritu, permanezcan firmes en la fe y sean diligentes para hacer el bien. Por nuestro Se√Īor Jesucristo ...

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Maldito el que conf√≠a en el hombre; bendito el que conf√≠a en el Se√Īor.

Del libro del profeta Jeremías: 17, 5-10

Esto dice el Se√Īor: "Maldito el hombre que conf√≠a en el hombre, que en √©l pone su fuerza y aparta del Se√Īor su coraz√≥n. Ser√° como un cardo en la estepa, que nunca disfrutar√° de la lluvia. Vivir√° en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhabitable.
Bendito el hombre que conf√≠a en el Se√Īor y en √©l pone su esperanza. Ser√° como un √°rbol plantado junto al agua, que hunde en la corriente sus ra√≠ces; cuando llegue el calor, no lo sentir√° y sus hojas se conservar√°n siempre verdes; en a√Īo de sequ√≠a no se marchitar√° ni dejar√° de dar frutos.
El coraz√≥n del hombre es la cosa m√°s traicionera y dif√≠cil de curar. ¬ŅQui√©n lo podr√° entender? Yo, el Se√Īor, sondeo la mente y penetro el coraz√≥n, para dar a cada uno seg√ļn sus acciones, seg√ļn el fruto de sus obras".¬†Palabra de Dios.¬†Te alabamos, Se√Īor.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 1,1-2.3.4 Y 6.
R/. Dichoso el hombre que conf√≠a en el Se√Īor.

Dichoso aquel que no se guía por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R/.
Es como un árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendrá éxito. R/.
En cambio los malvados ser√°n como la paja barrida por el viento. Porque el Se√Īor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo.¬†R/.

ACLAMACI√ďN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Lc 8, 15
R/. Honor y gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.

Dichosos los que cumplen la palabra del Se√Īor con un coraz√≥n bueno y sincero, y perseveran hasta dar fruto.¬†R/.

EVANGELIO

Recibiste bienes en tu vida y L√°zaro, males; ahora √©l goza del consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos.

Del santo Evangelio seg√ļn san Lucas: 16, 19-31

En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a los fariseos: "Hab√≠a un hombre rico, que se vest√≠a de p√ļrpura y telas finas y banqueteaba espl√©ndidamente cada d√≠a. Y un mendigo, llamado L√°zaro, yac√≠a a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que ca√≠an de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.
Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.
Entonces grit√≥: 'Padre Abraham, ten piedad de m√≠. Manda a L√°zaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas'. Pero Abraham le contest√≥: 'Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y L√°zaro, en cambio, males. Por eso √©l goza ahora de consuelo, mientras que t√ļ sufres tormentos. Adem√°s, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia all√° ni hacia ac√°'.
El rico insisti√≥: 'Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a L√°zaro a mi casa, pues me quedan all√° cinco hermanos, para que les advierta y no acaben tambi√©n ellos en este lugar de tormentos'. Abraham le dijo: 'Tienen a Mois√©s y a los profetas; que los escuchen'. Pero el rico replic√≥: 'No, padre Abraham. Si un muerto va a dec√≠rselo, entonces s√≠ se arrepentir√°n'. Abraham repuso: 'Si no escuchan a Mois√©s y a los profetas, no har√°n caso, ni aunque resucite un muerto"'.¬†Palabra del Se√Īor.¬†Gloria a ti, Se√Īor Jes√ļs.


ORACI√ďN SOBRE LAS OFRENDAS

Por el presente sacrificio, santifica, Se√Īor, nuestro esfuerzo, para que mediante el testimonio externo de nuestras pr√°cticas cuaresmales, obtengamos interiormente su fruto. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Prefacio I- V de Cuaresma, MR, pp. 497-501 (493-497).

ANT√ćFONA DE LA COMUNI√ďN Cfr. Sal 118,1

Dichosos los que, con vida intachable, caminan haciendo la voluntad del Se√Īor.

ORACI√ďN DESPU√ČS DE LA COMUNI√ďN

Que este sacramento, Se√Īor Dios, contin√ļe actuando en nosotros, y su acci√≥n sea cada vez m√°s vigorosa. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

ORACI√ďN SOBRE EL PUEBLO

Opcional

Ayuda, Se√Īor, a tus siervos, que imploran el auxilio de tu gracia, para que obtengan el amparo de tu protecci√≥n y de tu gu√≠a. Por Jesucristo, nuestro Se√Īor.

Fuente: misalcatolico.com


Categoria: Misa por A√Īo / Misal Catolico 2020 / Misal Catolico de marzo 2020

Misal de Hoy Publicado: 2021-09-15T18:20:42Z | Modificado: 2021-09-15T18:20:42Z